miércoles, 7 de enero de 2009

Lugo comparte sus ‘Huellas del Alma’


Novela sobre las represiones durante los movimientos sociales en México

amao@elsoldetijuana.com.mx

Tijuana.- “Huellas del Alma” se titula la primera novela de Sergio Antonio Lugo Valenzuela, quien publicó esta obra literaria a través del Centro Cultural Tijuana dentro de la colección denominada Historias del Pacífico, donde narra parte de la vida de un hombre que radica en una ciudad cuyo nombre no se especifica pero que puede ser Tijuana, dadas las referencias que brinda el autor.
Con una formación en contaduría, Lugo Valenzuela tiene vocación por las letras desde muy joven, confesándose devorador de libros durante la niñez, lo que le proporcionó las bases para incursionar en la creación literaria de forma autodidacta.
Originario de San Miguel Zapotitlán, Sinaloa, Sergio Lugo llegó por primera vez a esta ciudad fronteriza en 1968, año en que en el mundo estallaban importantes movilizaciones sociales y al mismo tiempo represiones de grandes proporciones.
Fue en 1969 cuando se mudó por completo a esta ciudad y un año más adelante, motivado por su inquietud literaria, fundó al lado de otros compañeros una taller informal de lectura, en un café que se ubicaba en la Calle 4ta, en el corazón de Tijuana.
La historia de “Huellas del Alma” da testimonio casi autobiográfico del autor, ya que narra en primera persona experiencias vividas por el propio Sergio Lugo. Sin embargo, la novela se enriquece con elementos ficticios que describen realidades imaginarias pero no por ello menos creíbles, pues parte de la historia relata el encarcelamiento injustificado al protagonista -cual preso político- por considerársele un conspirador en contra del sistema, a pesar de tratarse de un sujeto cuyos conocidos guerrilleros tachaban de “pequeño burgués” por oponerse a los levantamientos armados.
“Huellas del Alma”, pues, describe las vicisitudes que vivió un hombre desde finales de los 60’s y décadas posteriores, en las que añorando justicia vio pasar sexenios que perpetuaban el mismo régimen opresor y mantuvieron preso sin explicación alguna, al tiempo en que su mente recorría las memorias de su infancia, su pueblo y sus padres, de quienes se preguntaba si aún seguirían vivos.
Lemas de campaña como “renovación moral de la sociedad” significaban sólo ganchos propagandísticos del partido en el poder que no se reflejaba en la realidad, y por el contrario, eran una burla hacia aquellos a quienes se les vetaba la justicia.
No obstante los claroscuros descritos, en esta novela el protagonista mantiene una intención de sobrellevar los sinsabores padecidos para alcanzar nuevamente la claridad en su vida, dejar las lamentaciones a un lado y entregarse a servir al necesitado, ya que Lugo Valenzuela considera que la búsqueda de todo ser humano debe ser precisamente la felicidad.
“Lo que yo trato de describir es la vida, que todo tiene una respuesta, todo tiene una solución, y hay que -de alguna manera- buscar ser feliz en este mundo, finalmente a eso venimos: a ser felices y no a sufrir... Me atrae escribir sobre cuestiones de vida y de mejoramiento personal”, comparte el autor de “Huellas del Alma”, una publicación que cuenta con ilustraciones de Denisse Lugo y diseño de portada de Beatriz Lugo, ambas hijas de Sergio Antonio.
La primera presentación de esta obra se llevó a cabo en el Centro Cultural Tijuana con comentarios de Ángel Norsagaray, director del Instituto de Cultura de Baja California, y de Teresa Vicencio, directora del Cecut, y a menos de un mes de su publicación ya cuenta con invitación por el Gobierno de Sinaloa para presentarse en dicho estado.
Asimismo, se encuentra en revisión para su pronto lanzamiento la novela “Arcángel”, una obra escrita antes que “Huellas del Alma” pero que aún busca su momento para circular entre los lectores. En esta obra, Sergio Lugo contribuye a la divulgación histórica y cultural al narrar la forma en que los mayos, nativos sinaloenses, fueron marginados en su propia tierra, y al igual que en su primera publicación, el autor enriquece la redacción literaria con elementos ficticios.
Por lo pronto, el escritor, quien se desempeña como director general del Fideicomiso Corredor Tijuana-Rosarito 2000, extiende una invitación a los lectores a conocer “Huellas del Alma”, un libro que le ha llenado de nuevos bríos para seguir en el ejercicio literario. El libro puede adquirirse en la Librería El Día y en la del Cecut.