jueves, 19 de febrero de 2009

Visitan Tijuana ‘Los Jaigüey’


Habla del grupo y otros proyectos Poncho Figueroa
por notas.tijuana@gmail.com
Tijuana.- Emanados de proyectos musicales distintos, los músicos mexicanos Poncho Figueroa (bajo y voz), Gustavo Jacob (guitarra) y Ricardo Jacob (batería y coros) conforman desde hace dos años el grupo rock-funk-agogó-cumbianchero-urbano-sicodélico Los Jaigüey, el cual presentó por primera vez su propuesta en Tijuana el pasado viernes.

Con una trayectoria musical como Santa Sabina (Poncho) y La Escalera de Jacob (Ricardo y Gustavo), Los Jaigüey iniciaron su historia hace dos agostos en el Distrito Federal, primero como un grupo de improvisación que al paso del tiempo evolucionó en la exploración de estilos que actualmente pueden disfrutarse en sus presentaciones en vivo y además en un primer material discográfico independiente y de reciente creación, que cuenta con 9 temas originales.
Poncho Figueroa conoció a los hermanos Jacob a raíz de la producción de un álbum tributo a Rockdrigo González, en donde participó Beto Ponce, entre otros roqueros. Gustavo y Ricardo acompañaban a Ponce en ese tiempo, e iniciaron colaboración con Poncho para interpretar en un concierto homenaje a Rockdrigo un poema de éste adaptado por Beto Ponce. El título de la ahora canción es “Tren de los Locos”.
“Yo produje un disco tributo a Rockdrigo González, hice el Volumen Uno y me quedé como a la mitad del Volumen Dos... En el Volumen Dos grabaron varios grupos, entre algunos Roberto Ponce y la Escalera de Jacob, Roberto Ponce es un contemporáneo de Rockdrigo, un poco el disco vinculaba las generaciones... Un día para un concierto en el Zócalo, en un homenaje a Rockdrigo, montamos la canción de Rockdrigo juntos, que es el ‘Tren de los locos’, y luego también montamos una canción de Beto Ponce, que también es compositor. De ahí como que nos quedamos muy picados y dijimos ‘vamos a seguir chambeando’ y aunque yo vivo a dos horas del D.F. sí hemos procurado reunirnos y hacer las cosas”, platicó Poncho en entrevista.
La propuesta de Los Jaigüey presenta un mosaico de estilos musicales que van del rock sicodélico al bolero, pasando por la cumbia y ritmos agogó, y uno de los aspectos que hacen aún más interesante el proyecto es -además de la destreza de cada músico- el hecho de que sean sólo tres los integrantes.
“(La fusión de estilos) Proviene de las influencias, de las cosas que siempre nos ha gustado escuchar, ahí entra una gama de cosas tan variadas, pero la traducción a tres es lo que lo hace de alguna manera interesante, tocar un agogó entre tres personas va a hacer que suene algo raro inevitablemente, va a ser como un experimento...
“Lo que sale a veces yo creo que sí está muy padre, la rola de ‘La Linda Motorista’ es la primer rola que hicimos, que en realidad hicimos hace como cuatro años el tema y se quedó ahí, y luego yo la retomé, hace cuatro años todavía no conocía a los Jacob, terminé el tema y con quien la pudimos montar fue con ellos, a ellos también les gusta experimentar con los estilos aunque tienen gustos personales muy específicos, les gusta el rock setentero, ochentero y noventero, el new wave, pero muy comprometidos con la onda de la música”, comentó el vocalista del grupo.

Proyectos

Poncho Figueroa adelantó en entrevista que como Santa Sabina empezarán a trabajar en un nuevo disco, de hecho durante su estancia en Tijuana el resto de los integrantes iniciaron el primer encuentro en la capital del país para concretar el material, que seguramente se editará este año.


Además al lado de Gustavo y Ricardo Jacob cuenta con una productora independiente y experimental denominada Toston Pictures, que sirve para canalizar inquietudes audiovisuales, las cuales ya se han manifestado en formato de video y como un documental sobre el Tepoztlahuilanalli Xou, un proyecto de rescate del náhuatl y su influencia en el español.
“El Tepoztlahuilanalli Xou, que no sé hasta donde llegue eso, es un espectáculo para camiones y autobuses, para el metro, que es propiamente un espectáculo de recuperación del náhuatl en el idioma, o el reconocimiento del náhuatl como una influencia del español, es la mexicanización del castellano, por decirlo de alguna manera, y ése lo hago con mi jarana básicamente en cualquier lado...
“Tepoztlahuilanalli Xou es como la manera de decir autobús, el náhuatl tiene vigencia porque es como adaptable, puedes describir la realidad con las palabras que existen en náhuatl sin tener que españolizarlo, y con Tepoztlahuilanalli estás diciendo como ‘la lata que se mueve, que viaja’ o algo así”, indicó el músico.

El escenario musical

Con la posibilidad de viajar por diversos estados de la república, Poncho observa existen “universos distintos de la realidad musical” entre el Distrito Federal y Tijuana, y en entrevista destacó la ventaja que puede representar tener acceso a productos musicales en la frontera pero reconoció que enriquecerse con la diversidad artística es resultado de la historia personal de cada individuo.


“Yo creo que D.F. y Tijuana son universos distintos de la realidad musical, yo creo que estar aquí en contacto con la gran industria de los gabachos te da una oportunidad y también te pone en un lugar muy difícil al mismo tiempo, te da una oportunidad porque si realmente te interesan muchas cosas hay un acceso muy fácil a ellas, como grupos y cosas interesantes que sí vienen a San Diego, pero eso en realidad habla de la historia personal, que tenga uno el compromiso de ir a cosas o de ir más allá de lo que te dan los medios y aquí los medios a veces dan cosas bastante chidas”, dijo, añadiendo el papel que juegan los medios en el control de la oferta que realmente llega a la gente.
“En México (D.F.) es más escasa esa oferta, allá no hay acceso a medios muy interesantes, en realidad el pop en el Centro sigue siendo una cosa no muy buena, hay cosas que se salvan, pero en realidad creo que podría pasar mucho más en México, el talento de todas las personas como la cultura natural que tiene el mexicano es un lenguaje muy naturalmente original y claro, pero como que también hemos dejado que la industrialización, la cosa más mediática, se coma todo”.
Reconoció la existencia de una guerra cultural de baja intensidad, en donde se debaten aquellas propuestas con sustancia y las que sólo buscan el beneficio mercantil, situación que mantiene a su vez a la población privada de acceder a un mayor número de proyectos noveles e interesantes.
“Hay una guerra cultural, así como hay una guerra de baja intensidad, entre las dos idiosincrasias del universo: hay quien sí justifica los medios y le da prioridad a los fines y hay quien no, y en ese sentido hay quien vende el arte y la creación y hay quien pues genera cosas”, consideró, al tiempo en que subrayó la importancia de los medios alternativos en este escenario, como pueden ser sitios en internet que permiten el intercambio musical y hasta la gestación de conciertos.
En ese mismo sentido, Poncho invitó a los cibernautas a ingresar al sitio de Los Jaigüey (myspace.com/losjaiguey), donde además de conocer más acerca de este trío, los interesados podrán contactarse con los músicos para adquirir su primer disco (titulado Los Jaigüey), pues por el momento no tienen contemplada la distribución del material en tiendas de discos.

No hay comentarios: