martes, 16 de junio de 2009

Carlos Cuevas en los viñedos

Ofreció concierto al lado del Mariachi Vargas de Tecalitlán

por notas.tijuana@gmail.com
Ensenada.- “Soy bolerista no por moda sino por convicción”, aclaró Carlos Cuevas a la prensa bajacaliforniana, minutos antes de subir al escenario de la plaza de toros ubicada entre viñedos donde daría su concierto al lado de “El mejor mariachi del mundo”, el Vargas de Tecalitlán, la tarde del sábado 13 de junio, en el Valle de Guadalupe.
Ganador del concurso de canto OTI en 1990 con el tema ‘Un bolero’, Cuevas reconoce la importancia de que los jóvenes se acerquen a este género musical ya sea por aproximación de sus padres o a través de populares intérpretes como Luis Miguel, quien en opinión de Cuevas logra el objetivo de difundir el bolero hacia las nuevas generaciones.
“...eso es lo que hay que hacer: nuevos intérpretes que canten boleros, para que los chavos que se identifican con ese artista, con esa corriente musical, pues conozcan más del bolero, es más, yo creo que las generaciones de 20 años para arriba o de 17 para arriba todos conocen el bolero, aunque digan que son de Luis Miguel...”, dijo el cantante mexicano.


Bien apodado “El Rey del Bolero”, Cuevas, con casi 30 años de carrera, confesó ser un gustoso de la música en general, y señaló que salvo por el “rock estridente” escucha de todo: “Me gusta la ópera, zarzuela, ranchera, a mi hermana Aída la escucho mucho, hasta al Coque lo escucho, imagínate qué buen gusto tengo”. Sin embargo, su canción favorita no se inserta en estos estilos, sino que se trata de una composición de Charles Chaplin que en 1936 musicalizó la película ‘Modern Times’. El título: ‘Smile’.
Simpático y breve en sus respuestas, Cuevas habló de la posibilidad de grabar un disco vernácula y dado que se encontraba por compartir escenario con el Mariachi Vargas, añadió que hasta podría ser con la música de ellos.


Por su parte, el Vargas de Tecalitlán, representado en la rueda de prensa por tres miembros, adelantó planes por lanzar un material de composiciones inéditas autoría de los mismos integrantes, pues varios de los músicos e intérpretes son además compositores.

El concierto

A las 7:15 p.m. inició la música en vivo a cargo de “El mejor mariachi del mundo”, ante miles de asistentes bajacalifornianos que desde los cinco municipios se dieron cita en el Valle de Guadalupe. El sol comenzaba a ponerse detrás de los cerros del peninsular y mediterráneo paisaje, cuando el numeroso ensamble de música tradicional mexicana empezó el repertorio de la tarde, interpretando en la voz de sus diferentes cantantes títulos como ‘El pastor’, ‘El cascabel’, ‘Vive’, ‘Jamás’, ‘Sabor a mí’, ‘Allá en el rancho grande’ y ‘Adoro’.


Los vinos tradicionales y de reserva, así como delicias culinarias a cargo de restauranteros invitados, hicieron aún más disfrutable el concierto, el cual fue organizado por la casa de vinos Cetto en el marco de su programa de las fiestas de la vendimia.
Alejandra Orozco, presentada como “la ahijada del Mariachi Vargas”, fue la voz principal de ‘La canción más mexicana’, ‘La diferencia’, ‘Paloma negra’ y ‘Fallaste corazón’, y además de los coros del mariachi contó con la entrega de los asistentes que desde sus lugares alzaban las copas y entonaban parte de la canción.


Carlos Cuevas arribó al escenario a las 8:50 p.m., acompañado por un ensamble de guitarra, batería, bajo, teclado y requinto. Ante la emoción del público, compartió memorables y románticas composiciones que enseguida pusieron a bailar a las parejas, tales como ‘Nuestro juramento’, ‘Perdón’, ‘En mi viejo San Juan’, ‘Usted’, ‘Contigo Aprendí’, ‘Sin ti’, ‘Rayito de luna’, ‘Bonita’, ‘La barca’, ‘El reloj’, ‘No me vuelvo a enamorar’, ‘Gema’, ‘La gloria eres tú’ y ‘Cómo han pasado los años’.


Una hora después, el mariachi regresó al escenario para musicalizarle tres canciones a Carlos Cuevas, mismas que detonaron la euforia de los asistentes: ‘Se me olvidó otra vez’, ‘No volveré’ y ‘El sinaloense’. Ésa fue la despedida del cantante más no el final de la noche. Eran las 10:00 p.m. cuando el Vargas de Tecalitlán quedó nuevamente apoderado del escenario, creando a esas alturas un ambiente aún más festivo con canciones como ‘El rey’, ‘Cuando sale la luna’, ‘La bikina’, ‘Por ti volaré’, ‘Loco’, ‘No me sé rajar’, ‘Si tú supieras’, ‘Acá entre nos’ y ‘Volver, volver’, mientras el público se desinhibía para levantarse a bailar o incluso acercarse a los músicos y solicitarles canciones. En la recta final se escucharon las piezas más esperadas: ‘El cachanilla’ y ‘El mariachi loco’, dando final al concierto cerca de las 10:40 p.m. ante la satisfacción de los bajacalifornianos que abarrotaron el recinto vinícola.
Fotos: Erick Jaimes

No hay comentarios: