domingo, 24 de enero de 2010

Vocean bajo la lluvia

por amao@elsoldetijuana.com.mx
Tijuana.- Ni las lluvias detuvieron a los voceadores de cumplir con su labor, a pesar de las recomendaciones de las autoridades de evitar salir a las calles. Y es que los trabajadores ambulantes tienen otras prioridades: “trabajar para comer”.
Así lo manifestó a EL SOL DE TIJUANA el voceador Gerardo, quien a pesar de las fuertes lluvias registradas a lo largo de la semana, tuvo que salir a recorrer la Zona Centro con ejemplares de todos los periódicos de la ciudad envueltos en bolsas de plástico, en un horario de las 5 de la mañana a las 8 de la noche, pues comentó que: “si me quedo en la casa nadie me va a llevar comida”.
“Se me quedó mucho periódico”, platicó Gerardo, añadiendo que sin importar el poco ingreso de los días lluviosos “hay que salir a trabajar para comer”.
“Ora’ sí que como dice el dicho: llueve, truene o relampaguee”, expresó el voceador.
Según comentó, fueron cerca de 20 los colegas que trabajaron en la Zona Centro durante esta semana, quienes recogen el periódico desde las 5 de la mañana en la calle Tercera, donde también les repartieron impermeables amarillos y bolsas de plástico para resguardar los ejemplares de las fuertes lluvias.
Gerardo dijo que ya tiene a sus clientes, aunque en estos días no muchos fueron a comprarle el periódico, así que tuvo días en que ni siquiera la mojada valió la pena, ya que no logró vender.
Sin embargo, las necesidades diarias y lo difícil de la economía no le hará desistir, y aseguró que la comunidad puede encontrarlo todos los días trabajando, sin importar las inclemencias del tiempo, entre las calles Segunda y Tercera, desde la avenida Revolución hasta la F. Martínez, ofreciendo ejemplares de todos los diarios y semanarios de Tijuana.

1 comentario:

Jesus Lopez Gorosave dijo...

No vayas a pensar que te copie la idea, pero el sábado cuando pasaba por la calle Esmeralda, le tomé una foto a un voceador de periódicos y hoy que leo tu nota, veo que observaste lo mismo en Tijuana, pero un dia antes que yo . . je je cosas del destino.