domingo, 4 de abril de 2010

Disfrutan Semana Santa en Parque Morelos

  • Cientos de tijuanenses acudieron este sábado.
por notas.tijuana@gmail.com
Tijuana.- Sin lugar a dudas el centro recreativo más importante de Tijuana es el Parque Morelos. Lo confirman cientos de familias que cada fin de semana acuden a sus espacios a gozar de una tarde agradable, y en este periodo vacacional no hay excepción.
Este sábado de Semana Santa los autos llegaban sin tregua y a su máxima capacidad desde temprana hora, llenos de personas y de todo lo necesario para disfrutar de una tarde en familia: lonas, cobijas, toallas, colchas y sábanas para reposar en el pasto; hamacas para anudar a paralelos árboles; sombrillas y casas de campaña; ollas con la carne lista para asar, pasteles para los festejados, piñatas, amplias bandejas con ensaladas y guarniciones.
Los que llegaron temprano escogieron algún asador del parque, y los que se aproximaron al mediodía ya iban preparados con espetones portátiles para preparar sus alimentos.Sonrisas predominan en los rostros de los tijuanenses que acuden, en su mayoría procedentes de la Zona Este de la ciudad. Llegan cargando sus sillas, pelotas y juegos para entretener a niños y abuelitos que acompañan, e incluso hay quienes llevan su propio payaso, que -es de suponer- habrá de divertir a algún infantil cumpleañero.
Al entrar a los andadores, las hieleras son revisadas por personal del predio a fin de no introducir bebidas alcohólicas, pues el objetivo es conservar el ambiente familiar. Asimismo, entre los ponis y establecimientos de curiosidades, se ubican publicistas a repartir volantes (de telefonía celular y de casas en pagos ‘facilitos’), pero por fortuna el Parque Morelos cuenta con numerosos botes de basura para desecharlos.
Una vez ubicados en su pedacito de pasto, bajo un árbol o (si tuvo suerte) en alguna mesa, las familias se disponen al ocio, la recreación y el esparcimiento: derecho humano que los asistentes al parque reclaman en fin de semana.
Los niños gritan eufóricos, corren, ruedan por el césped en alguna lomita; andan en bicicletas, triciclos o hasta en carros eléctricos; juegan a la pelota, se asombran con los animales del zoológico… andan sudorosos y asoleados pero felices.
Los adolescentes se retan en el deporte, bailan, conversan, ríen, practican acrobacias, coquetean, se enamoran, se pierden de la vista de sus tutores y curiosos exploran cada rincón del parque.
Abnegadas en lo que consideran su papel histórico, las madres y abuelas cuidan y alimentan a todos. En tanto que los papás y abuelos se encargan de los más pequeños del hogar, convirtiéndose en niños otra vez al jugar al aire libre con sus descendientes.
Ubicado en el Bulevar Insurgentes, conforman el Parque Morelos un zoológico con amplia variedad de especies, kioscos numerados, teatro al aire libre con show para niños y grupos norteños para los adultos, renta de bicicletas, toboganes, asadores, atracciones mecánicas, redes para voleibol, actividades artísticas, venta de golosinas, fuente de sodas, música y kilómetros de áreas verdes, cuyos altísimos y viejos árboles son codiciados por los paseantes en busca de la mejor sombra.
La entrada al Parque Morelos, perteneciente al Sistema Municipal de Parques Temáticos, es gratuita para las personas más no para los autos, dado que el ingreso en carro tiene una cuota de 20 pesos sin límite de tiempo, mientras que quienes llegan a pie no gastan más que en su transporte.