miércoles, 23 de marzo de 2011

Enseñan arte a los niños para transformar el mundo


por Melina Amao Ceniceros
Fotos: Antonio Vega
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

Veterinarios, médicos, arquitectos, aviadores, diseñadores de moda, cantantes, bailarinas, pintores, estilistas de mascotas… Es con lo que sueñan convertirse niños y niñas del Colegio La Esperanza (de la Delegación Sánchez Taboada) cuando sean grandes. Hoy sus edades no rebasan los 11 años pero su imaginación es ilimitada, y lo demuestran en la exposición ‘Futuro Esperanza’ que montaron en la Casa de la Cultura de Tijuana con sus pinturas y dibujos.

Y aunque son pequeños no son ningunos novatos: para muchos de estos niños se trata de su segunda exposición, pues con la instrucción del profesor Antonio Vega han logrado plasmar su creatividad a grises o en colorido, para así mostrarla a los usuarios de la Casa de la Cultura en sus pasillos.

Sus dibujos no son en absoluto convencionales, dentro de las aulas el profe les incita a que lleven su imaginación a lugares insospechados para así crear figuras hoy sólo existentes en sus trazos: multicolores plantas geométricas, animales de incontables brazos, autos que levitan y seres híbridos, como el perrosaurio que dibujó Melanie.

Pero también hay los que se apegan al realismo, si es que eso es posible en el arte infantil, y optaron por formas tomadas de la naturaleza o reprodujeron a sus superhéroes favoritos.

Al platicar con los niños coincidieron en expresar su alegría de exponer, de saber que su obra sería apreciada por más gente, y también me platicaron de su gusto por el Colegio La Esperanza y las clases de arte, en especial la de dibujo, donde el profe Antonio Vega les invita a pensar en el futuro.

Algunos de los expositores son Farah Samantha, Javier, Harold, Bryan, Miguel, Irving, Paulette, Reyna (de 10 años), Valeria, Rodrigo, Erika, Marisela, Esteban, Zaira (de 11 años), Leonardo, Melanie, Emilia (de 8 años) y Elizabeth (de 7 años).

“Siento alegría”, “siento felicidad”, respondían los alumnos de primaria respecto a su exposición. Y ese estado es justamente lo que busca generar la escuela donde cursan, como explicó la directora y fundadora Christine Brady Haughey al definir: “La escuela es para elevar el espíritu de los niños y desarrollar todos sus talentos”.

Para lograr esto los menores cursan dos horas más de clases antes de regresar a sus hogares, pero dichas clases son las que más esperan: ballet (para niñas y niños), ciencias computacionales, música, nutricología (ecología y nutrición: cultivan alimento) y artes plásticas.

Parecería caro, y tal vez lo sea pero no para las familias de estos niños, ya que el colegio (ubicado en la colonia La Esperanza) es sostenido principalmente por la Fundación de las Américas (The Americas Foundation) que otorga a los alumnos becas completas o medias becas.

“El costo de los alumnos no representa el costo de la educación, todos tienen un mínimo de media beca, la mayoría paga entre 450 pesos de colegiatura, pero el costo para nosotros es de mil 300 pesos por niño”, detalló Christine Brady.

La arquitectura del plantel es como el concepto de la escuela misma: extraordinario. Está construida en lo que podría considerarse la punta de un cerro, en una zona marginal, y cuenta con aulas a desnivel, la mayoría de paredes circulares, como enormes iglús. Y por todos lados lucen detalles coloridos compuestos por pequeños azulejos, que contrastan con el blanco de las paredes.

“Decidí que este edificio tiene que ser tan hermoso que iba a ser interesante a todos los niveles de la sociedad, estamos buscando elementos que trasciendan las visiones de clase”, dijo la directora.

Pero no ha sido fácil: dos años la fundación peleó el uso del terreno, y aún tienen mucha construcción pendiente, pues la falta de recursos y la inseguridad no han permitido terminar la escuela, que actualmente cuenta con más de 200 estudiantes (de los niveles de preescolar, primaria y preparatoria).

“Hemos tardado en terminar la escuela por falta de recursos económicos, además todas las malas noticias sobre Tijuana nos perjudican: los voluntarios cancelan, no podemos lanzar el programa de intercambio de la prepa porque están aterrorizados por las noticias, y también el problema económico que tienen los padres”.

Aún así continúan brindando a los tijuanenses una opción de estudios que no había en dicha zona, en especial a nivel preparatoria, pues los otros planteles se encuentran muy alejados. La prepa es incorporada al sistema Cobach.

El proyecto (que ya tiene más de 20 años) avanza poco a poco y pese a las dificultades Christine Brady se dice satisfecha de los resultados, particularmente de la alegría de los niños, en quienes confía se esté sembrando el cambio social que hace falta.

“Estamos invirtiendo en los niños, queremos que desarrollen todo su potencial, que sean ciudadanos conscientes de las necesidades, que valoren el arte en sus vidas, especialmente ante el crecimiento de Tijuana, que va a tener muchas necesidades en el futuro”.

El artista y arquitecto James Hubble ha contribuido con Christine a este esfuerzo, y sobre sus ideas la directora platica: “él cree que el arte va a salvar al mundo y me tiene convencida”.


jueves, 17 de marzo de 2011

Presenta libro el pintor José Carrillo

por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com

Cuando le preguntaron al maestro José Carrillo Cedillo de qué color es la sordera respondió ‘negro’. Pero enseguida aclaró que la verdadera respuesta está en sus pinturas, cuya particularidad es el colorido.

Durante la presentación del libro Bajo el mismo insomnio. Poemas para pintar un cuadro, que reúne 55 obras de Carrillo y 44 poemas de Hadassa Ceniceros, el artista plástico radicado en Ensenada habló de su limitación auditiva con alumnos de la Escuela de Artes de la UABC, explicando que ha tenido que inventarse una realidad propia.

Apasionado por el arte y sensible ante la vida, José Carrillo dialogó con los estudiantes que le preguntaron sobre su mundo. El pintor, dibujante y grabadista se describió como una isla, y agregó que así (aislados) son los artistas de cualquier disciplina.

Pero también bromeó diciendo que una ventaja de la sordera es que no padeció la estridencia durante la “etapa rock” de cada uno de sus cuatro hijos pues sólo requirió quitarse los audífonos; y que además su vecina ya conoce las obras de Beethoven, Bach y Mozart que él pone desde su estudio a todo volumen.

Fue el audiovisual Rubén Vizcaíno donde tuvo lugar la presentación que contó con una numerosa asistencia, principalmente de universitarios. Éstos atentos escucharon las palabras del artista invitado y le interrogaron acerca de su trabajo artístico, su trayectoria y otras inquietudes relacionadas con el libro que propició el encuentro.

Durante la presentación, el maestro Roberto Rosique, quien también es pintor y crítico de arte, se refirió a la importancia de la obra de Carrillo Cedillo en la plástica bajacaliforniana, la cual dentro de las aulas de la Escuela de Artes es materia de estudio.

Rosique mencionó que la falta de apoyo institucional a las artes ha hecho que muchos y talentosos artistas sean prácticamente anónimos, incluso para la misma comunidad donde radican, y por ello reconoció la labor de la publicación Bajo el mismo insomnio. Poemas para pintar un cuadro, cuya existencia se debe al autofinanciamiento del autor.

Por su parte, el director de dicha unidad académica, Sergio Rommel, dijo gestionará la realización de una exposición con obra del maestro José Carrillo a llevarse a cabo en la galería que se encuentra dentro del campus, lo que significaría un evento inédito.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Fusionan poesía y pintura

por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

El artista plástico José Carrillo Cedillo y la poeta Hadassa Ceniceros Romero fusionaron su trabajo artístico para crear un libro de pintura y poesía titulado Bajo el mismo insomnio. Poemas para pintar un cuadro, que será presentado este miércoles 16 de marzo en la Sala de Lectura del Centro Comunitario de la UABC, en punto de las 11:00 am, con palabras del maestro Roberto Rosique.

Ésta es la segunda publicación que hacen juntos (les antecede el poemario Las estaciones del día, ilustrado por el maestro Carrillo), pero es el primer proyecto donde equitativamente figuran pinturas y poemas, las cuales forman parte del trabajo que cada uno ha desarrollado a lo largo de las décadas.

"En pláticas con Hadassa me confió que tenía mucha obra guardada y el mismo caso sucedió conmigo, en mi bodega tengo mucha obra que he expuesto aquí y allá, de donde entonces no fue difícil empatar pintura y poesía", comenta el maestro José Carrillo, quien estudió artes en la Academia San Carlos.

Por su parte, Hadassa Ceniceros, egresada de Ciencias Humanas por el Claustro de Sor Juana, menciona que admira el colorido en la plástica del maestro Carrillo y asimismo él ha se ha manifestado como gustoso lector de sus creaciones literarias, por lo que realizar este proyecto es para ella "una distinción y una oportunidad".

Mientras que los poemas de Ceniceros (amorosos e introspectivos) comprenden un rango aproximados de 20 años, las pinturas de José Carrillo son de diversas edades, pero tienen un hilo conductor: autorretratos, retratos con su esposa Irma (a quien dedica el libro) y figuras femeninas, una incluso inspirada en Hadassa.

Bajo el mismo insomnio. Poemas para pintar un cuadro es una publicación que podría considerarse de colección dado el registro que hace en una impecable impresión de la obra de ambos artistas (ensenadenses por adopción). Esta edición, de 500 ejemplares, además cuenta con comentarios del periodista Sergio A. Búrquez, el poeta Javier Manríquez Amao y el artista plástico Roberto Rosique.

Ceniceros Romero considera que al unir en un libro pintura y poesía se podría atraer dos tipos de público: lectores y espectadores, de tal manera que pueden llegar a multiplicar los alcances al presentar esta obra que sin duda resulta atractiva tanto en contenido visual como en el poético.

Y Carrillo Cedillo lo comparte, al decir que ansía este libro sea "una botella lanzada al mar y lo vean muchos ojos en otros países bajo la idea de que al final los seres humanos nos parecemos en todos los lugares del mundo".

Poeta y pintor continúan desarrollando proyectos en sus lenguajes artísticos, y lo hacen para exteriorizarse, compartirse, explorarse y para alcanzar la felicidad, como lo expresa el maestro Carrillo:

"Pinto porque me gusta el olor de la pintura, pinto para seguir la costumbre gregaria de mi especie, pinto para estar solo, pinto porque me gusta que vean mi pintura, pinto porque infantilmente creo que a alguien le va a interesar lo que yo hago, pinto porque la vida es hermosa y sorprendente, pinto porque consigo con ello ser feliz, pinto para ser feliz".

La presentación en Tijuana del libro Bajo el mismo insomnio. Poemas para pintar un cuadro es este miércoles a las 11:00 am en el Centro Comunitario de la UABC, donde habrá ejemplares a la venta.

lunes, 14 de marzo de 2011

Culturas nativas en extinción

por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Reportaje en Distintas Latitudes: AQUÍ

A diferencia de los grupos indígenas más numerosos del país, la historia de los nativos de Baja California, México, no está vinculada hacia el sur del territorio, sino hacia el lado contrario: la Alta California (región hoy delimitada como California y Arizona en Estados Unidos). Son cuatro las etnias que sobreviven: kumiai, paipai, cucapá y kiliwa, todas con lenguas propias pertenecientes al grupo lingüístico yumano, y todas también con sus lenguas en riesgo de desaparición.
Y aunque cuentan con tales particularidades geográficas y culturales, los indígenas peninsulares tienen algo en común con los indígenas en el resto del país: la marginación, que en el caso de los nativos del extremo noroccidental de México significa la amenaza por la pérdida total de algunas etnias.
Es tal la marginación que ni siquiera los censos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) los contabiliza, ya que el levantamiento de datos respecto a grupos étnicos lo realiza en base al habla, y en Baja California si son pocos los nativos son aún menos los hablantes. Según los registros del INEGI, en 2005 habitaban el estado 33 mil 604 indígenas, lo que representaba el 1.4 de la población total en la entidad. De ésos, el 38.2% hablaba mixteco, 9.6% zapoteco, 7% náhuatl, 6.2% triqui y 4.5% purépecha, mientras que la estadística clasifica en “otros” a un 34.6% de indígenas censados, sin especificar el origen. Ante la ausencia de categorías que incluyan comunidades o lenguas kumiai, paipai, cucapá y kiliwa, queda claro que el padrón hace referencia a grupos migrantes (concentrados en su mayoría en el valle de San Quintín, al sur del puerto de Ensenada, donde el campo es la principal fuente laboral).

Pero de los nativos bajacalifornianos se estima actualmente habitan el estado tan solo unos 2 mil 500, como precisó para Distintas Latitudes el director de cultura y desarrollo sustentable del Instituto de Culturas Nativas de Baja California A.C., Horacio González Moncada, señalando que asimismo la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) maneja esa cifra. Alarmante, sin duda. Sobre todo cuando nos remontamos a la historia, a la llegada de los europeos a la península hace más de 450 años, tiempo en que se calculaba una población indígena de entre 40 y 50 mil, pertenecientes a distintas etnias. Aunque se cree (esto también lo comparte Horacio González, historiador) que sus antepasados habitaron dicha región desde hace 2 mil o hasta 3 mil años, “desde que se hizo el mundo” explican los propios nativos (no es casualidad que a lo largo de Baja California y Baja California Sur haya pinturas rupestres antiquísimas, consideradas entre las más antiguas del mundo).

El ocaso de las lenguas indígenas

La falta de desarrollos económico y social dentro de sus comunidades ha obligado a los nativos a salir de ellas en busca de empleo y estudios, lo que a su vez ha derivado en la pérdida de sus tradiciones y su lengua. La profesora Armandina González Castro (licenciada en Educación Preescolar y en Educación Primaria para el Medio Indígena, y supervisora de educación indígena de Baja California del Sistema Educativo Estatal) en su conteo de hablantes de lenguas nativas registra a la kiliwa como la que se encuentra en mayor riesgo de extinción, pues actualmente sólo lo hablan 5 personas.
Si bien es dramático este caso, la realidad es que el resto de las lenguas oriundas de la región también corren peligro de desaparecer y ante ello instituciones realizan actividades y programas con el fin de evitarlo. Sin embargo, la falta de recursos económicos (como suele pasar con los programas relacionados al rescate de lenguas y tradiciones indígenas) es una limitante.
La profesora Armandina González lo explica: “tenemos muchas carencias porque no tenemos edición de material, y además hay una gran exigencia de la sociedad de que los niños tienen que prepararse para ingresar a la secundaria”. La profesora reconoce que la enseñanza de lenguas nativas a niños de herencia indígena no ha tenido gran éxito, pero destaca el papel que las escuelas han jugado dentro de las comunidades, en cuanto al reforzamiento de tradiciones como cantos y bailes. En ellos ve una esperanza.
Ante la inminente desaparición de las lenguas, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas ha promovido un convenio interinstitucional cuya finalidad es rescatar (o tratar de rescatar) este grupo lingüístico. Igualmente el Instituto de Culturas Nativas de Baja California A.C. lleva a cabo talleres de lengua en las diferentes comunidades con población indígena.
Dentro de este escenario, las lenguas que aparentemente corren menor peligro son kumiai y paipai, que cuentan con más de cien hablantes, siguiéndole la cucapá, con medio centenar, según los registros de la profesora Armandina que ha levantado en asentamientos de Santa Catarina, San José de la Zorra, San Antonio Necua, La Huerta y Valle de la Trinidad.

El mito de la autoextinción

La relación entre hablantes de una lengua nativa de Baja California y número de pobladores de esa etnia no es proporcional, o sea, son más los indígenas que hablan español que los que hablan la lengua de su familia ascendente. Aún así (ya lo hemos mencionado) son pocos los nativos que sobreviven de cada una de estas cuatro etnias, los menos: los kiliwa. Hace algunos años circuló un texto que después se convirtió en una nota periodística a nivel nacional donde se mencionaba la determinación de los kiliwa por autoextinguirse mediante la no reproducción. Esto fue tomado como cierto e incluso en el portal Wikipedia aparece un apartado denominado ‘El suicidio de los kiliwa’. Pregunté sobre esto al historiador Horacio González y me aclaró que se trató de una coyuntura basada en la mención que hizo un miembro de la comunidad respecto a esa posibilidad y que en su momento sirvió para alertar acerca de la situación de la pérdida de la lengua. Pero me puntualizó que no existe un pacto que atente contra tener descendencia.
No obstante, la idea de la extinción voluntaria tiene un dejo de verdad y otro tanto de romanticismo, pues se basa en el reclamo de la marginación (que es real) y la consecuente pérdida de costumbres y prácticas culturales originales (que también es evidente). Además Horacio me detalló que de los cinco hablantes kiliwa cuatro no tienen hijos y sus edades ya rebasan los 50 años. La excepción es doña Leonor Farldow Espinoza, autoridad en la comunidad kiliwa, que tuvo más de 10 hijos y decenas de nietos. Doña Leonor ha contribuido enormemente a la revitalización de la lengua, una de sus aportaciones se puede ver en el Diccionario Práctico de la Lengua Kiliwa en coautoría con Arnulfo Estrada Ramírez (oceanólogo, y además estudioso y defensor del kiliwa).

Atropellos a los usos y costumbres

Hay que decirlo: pese a las diversas iniciativas, estamos de frente a la desaparición del kiliwa como lengua; y no sólo eso, también se acrecienta la marginación de ése y los demás grupos (parece continuar el exterminio iniciado en la conquista, aunque por vías menos sanguinarias): los usos y costumbres indígenas y las leyes para protegerlos contrastan con el verdadero trato que se les da, tanto en Baja California como en otras regiones. El año pasado, por ejemplo, dos indígenas cucapá fueron aprehendidos por el Ejército mexicano por pescar una especie en veda y (como tiende a ocurrir con la población más indefensa) se les aplicó todo el peso de la ley, sin tomar en cuenta que la pesca forma parte de sus tradiciones ancestrales.

Históricamente el territorio cucapá ha incluido el Río Hardy, la parte baja del delta del Río Colorado y las laderas de la Sierra Cucapá (por el Valle de Mexicali y Mar de Cortés), colindando tres estados: Baja California, Sonora (del lado mexicano) y Arizona (en suelo estadunidense). Y la pesca ha sido una forma de sustento desde que se asentaron allí hace aproximadamente 400 años, cosa que no importó a las autoridades: pasaron por alto las leyes y los acuerdos de protección a los usos, costumbres y tradiciones indígenas encarcelando a los pescadores cucapá en la penitenciaría. Casos de violación a la Ley Indígena (e incluso de violación de los derechos humanos de indígenas) por parte de las instancias encargadas de procurar justicia hay incontables a lo largo del país.

Esfuerzos por el rescate

Además de las labores institucionales y civiles por la conservación y rescate de las lenguas nativas, existen esfuerzos asimismo comprometidos por el legado artesanal, hoy aún muy ligado a las culturas primigenias (de la región que comprende la Alta y Baja California destacan los collares de chaquira y las faldas de corteza de árbol elaborados por artesanos cucapá). Uno de estos esfuerzos fue encabezado por Instituto de Culturas Nativas de Baja California A.C. al organizar un grupo de artesanos que posteriormente obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2010, por su trabajo y técnicas. Otro, es el registro que llevará a cabo la Unidad Regional de Culturas Populares de Baja California, de Conaculta, coordinada por el historiador Armando Estrada Lázaro, quien me adelantó realizarán un censo de los artesanos nativos, así como exposiciones itinerantes. La finalidad de ello así como la de este texto es dar a conocer que en la esquina noroeste del país hay culturas nativas vivas dignas de reconocimiento, más allá de la nostalgia de los libros de historia. Y sus retos son los mismos que los de otros grupos indígenas del país, aunque quizá más complejos al tratarse de poblaciones tan reducidas y de las que poco se conoce hacia el exterior del estado y de México.

———–

Referencias:

Entrevistas al director de cultura y desarrollo sustentable del Instituto de Culturas Nativas de Baja California A.C., Horacio González Moncada (historiador); a la supervisora de educación indígena de Baja California del Sistema Educativo Estatal, Armandina González Castro (licenciada en Educación Preescolar y en Educación Primaria para el Medio Indígena); y al jefe de la Unidad de Culturas Populares de Baja California, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Armando Estrada Lázaro (historiador).
Consulta en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), con sede en Tijuana.

La antropología de Baja California
http://members.cox.net/dlaylander/Bajacalifology/index2.htm

Tragedia cultural: inminente extinción de la lengua kiliwa
http://www.jornada.unam.mx/2005/04/01/a04n1cul.php

Prisión a indígenas cucapá
http://www.eluniversal.com.mx/notas/682820.html

Ley Indígena
http://www.eluniversal.com.mx/notas/682820.html

viernes, 11 de marzo de 2011

Carla Morrison, versatilidad y dulzura


por Melina Amao Ceniceros
fotos: Titha Romero
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

Sin duda radicar en la frontera entre México y Estados Unidos ha impactado en la música de Carla Morrison, pues dentro de su repertorio suele incluir versiones propias (endulzadas con su voz) de temas ya famosos por figuras como Ramón Ayala, grupo Intocable o Los Tiranos del Norte. Y la razón de tan peculiar propuesta es sencilla: la letra.

“Las canciones que escojo para hacer cover es por la letra, siento que cada vez son más abstractas las letras hoy en día y como que la gente tiene mucho miedo a abrir su corazón o sus sentimientos hacia una personas porque tenemos miedo de que nos lastimen, porque estamos acostumbrados a que nos lastimen, siento que se ha perdido esa honestidad y esa manera de amar tan intensa y que todos estamos buscando y que no encontramos pero que también no lo damos, no queremos demostrar que ‘sí siento’, por eso me gustan mucho esas canciones”.

Sus interpretaciones de temas ajenos son tan apreciadas como sus composiciones propias, de las cuales ocho comprenden su más reciente material discográfico ‘Mientras tú dormías’, cuya producción estuvo a cargo de Natalia Lafourcade, siendo grabado literalmente de forma casera, como platica Morrison: “grabamos los pianos en su cuarto, la batería en la cocina…”.

La experiencia de dicha grabación le permitió a Carla explorar más como músico y llevarse a límites no indagados bajo la guía de Lafourcade, pero (eso sí) respetando siempre su identidad musical hasta lograr un material hecho a la medida de sus expectativas.

“El primer disco lo hice después de una crisis emocional muy gacha entonces como que solo se dio y el disco en sí es como muy melancólico y triste, y este disco [‘Mientras tú dormías’] como que tiene mucho amor, mucha esperanza, también hablo de cosas tristes pero además de cosas positivas, como que es muy amoroso y realmente quería que fuera así”.

Fue el 26 de octubre del 2010 cuando su más actual álbum salió a la venta, teniendo su presentación oficial en noviembre del mismo año en la capital del país siguiéndole Tecate, ciudad donde radica. Y este año Carla se abocará por completo a una gira de promoción, llevando su canto (suave, melódico y agudo) a diversos destinos: el miércoles estuvo en Tijuana, ayer en Ensenada (foro experimental del Ceart), hoy en Rosarito (Parque Abelardo L. Rodríguez) y el sábado 12 de marzo en Mexicali (Salón de Conferencias Ceart).

Pero Carla Morrison es consciente de que muchos seguidores no pueden acudir a verla y comprensiva ha iniciado una tradición mediante internet que consiste en ofrecer conciertos íntimos y acústicos frente a una cámara que la enlaza en vivo con cuantas personas gusten conectarse. Lo hace a través del twitcam y le denomina twitcamúsica.

“Recibía muchas peticiones de ir a tocar a diferentes estados del país donde no podía ir y sabía de los twitcams pero se me hacía muy tonto estar ahí platicando con alguien que nada más voy a poder leer, pero lo hice una vez y a los dos minutos me dijeron ‘canta, canta’, y dije ‘¡oh! esto es perfecto, porque puedo cantarle a la gente de donde no puedo ir’, y es casi-casi personal porque me están viendo allí y es todo en vivo”.

Ahora lleva a cabo estos conciertos cada dos o tres meses y el público la puede disfrutar sólo estando pendientes de su cuenta twitter (twitter.com/CarlaMorrisonmx). El más actual lo realizó el domingo pasado ante más de mil 200 cibernautas (puede verse acá: http://twitcam.livestream.com/43co9)

En otra de sus presentaciones para este año, Carla se suma al cartel del Vive Latino para musicalizar la carpa denominada Intolerante, un foro menos masivo que los otros escenarios (cuenta con capacidad aproximada para mil asistentes) pero que por eso mismo permite conciertos más personales.

domingo, 6 de marzo de 2011

Tijuana suena bien machín

por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

Al menos unos 800 fronterizos debieron tener el sábado las piernas adoloridas y una probable cruda, después de gozar el concierto que ofrecieron la madrugada del 5 de marzo los nortecos Ramón Amezcua “Bostich” y Pepe Mogt “Fussible” por casi dos horas en su casa: Tijuana.

Los boletos se habían agotado antes de abrir las puertas del Black Box, causando la frustración de algunos seguidores poco precavidos; pero quienes tenían ya su entrada asegurada pudieron ingresar al foro, donde estaría Nortec Collective, a partir de las 8:30 pm del viernes 4 de marzo.

Música de fondo, cervezas en todos los pares de manos y recorridos apretujados hacia el baño fueron la antesala de 4 horas antes de iniciar los cánticos de “…uleeero”, grito característico del público que exige el inicio de su show. Y -a las 12:30 am del sábado- el grito surtió efecto.

Tuba, trompeta, bajo sexto y acordeón como instrumentos orgánicos se posicionaron al filo del escenario, mientras al fondo los creadores de las fusiones electronorteñas Bostich+Fussible iniciaron la magia musical con sus rostros ocultos en luminosas máscaras, cual ídolos de la lucha libre.

‘Borderland’ fue la primera pieza de la noche, hilada con ‘Punta Banda’, ‘Norteña del Sur’ y la popular ‘The Clap’, donde músicos y asistentes aplaudieron siguiendo el bit.

Los brincos hicieron vibrar pisos y paredes del foro ubicado en planta alta, pero no fue motivo para detener la fiesta, por el contrario: aquel que de principio contuvo los bailes pronto sucumbió a la multitud entregándose a los ritmos de tan peculiar propuesta.

No pasó mucho tiempo para escuchar una de las más esperadas y emblemáticas piezas de Nortec: ‘Tijuana makes me happy’, la cual fue antecedida por otro homenaje a esta ciudad fronteriza, ‘Tijuana bass’.

Entre el público: la fanaticada, y además amigos de los músicos, algunos que incluso han contribuido a sus canciones con letras y conceptos. Sobre el escenario: Ramón y Pepe, acompañados también por reconocidas figuras: el escritor Juan Carlos Reyna en el bajo sexto, el acordeonista Juan Téllez y dos miembros de la Banda Agua Caliente. Pero había otras estrellas indispensables para el show, ubicados en consolas como iluminadores y proyectistas de tan admirados visuales, esos que siempre elevan la experiencia sonora a una audiovisual.

La gira iniciada en Tijuana fue para presentar su disco ‘Bulevar 2000’, aunque era inevitable (y hasta indispensable) recorrer su anterior álbum ‘Tijuana Sound Machine’ y hasta piezas de otros más añejos, como el ‘Tijuana Sessions Vol. 3’ y ‘Vol. 1’.

‘Tengo la voz’, ‘Do it’ y ‘Mama loves Nortec’ precedieron a ‘Akai 47’, una de las piezas con las que más luce Juan Téllez y su Gabanelli negro.

Ataviados con tejanas y botas, los músicos continuaron con otros trece títulos, entre los que estuvieron ‘Shake it up’, ‘Mi casita’ y ‘Polaris’.

Sin duda valió la pena la espera, y no sólo la de 4 horas esa noche sino la de los meses que pasaron desde el lanzamiento de su disco más nuevo hasta la presentación que hicieron Bostich+Fussible en las primeras horas del sábado.

Ahora le tocará a otras ciudades bailar electrónico/norteño pues la gira de Nortec apenas empieza. Una de las paradas más esperadas es la que tendrán en el festival Vive Latino en la ciudad de México el viernes 8 de abril.

Las rolas:

Borderland
Punta Banda
Norteña del sur
The Clap
Tijuana Bass
Tijuana makes me happy
Tengo la voz
Do it
Mama loves Nortec
Akai 47
I count the days
One night
Shake it up
Tijuana sound machine
Mi casita
Must love
Too late
Casino
Colorado
Cetron
Polaris
Rosarito
Trisinek

sábado, 5 de marzo de 2011

Mikel Erentxun, pasado y presente



por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

El cantante Mikel Erentxun ofreció concierto en el Black Box el pasado miércoles ante cientos de asistentes, quienes disfrutaron de una veintena de canciones desde sus inicios como vocalista de Duncan Dhu hasta su más reciente material solista ‘Detalle del miedo’.

Figura del concepto ‘Acceso al pasado’ de la estación radiofónica More FM (promotora del concierto), Mikel demostró que del pasado ha cosechado experiencia y musicalidad manteniéndose vigente, pues de principio a fin los seguidores cantaron junto con él cada uno de los temas.

Un rock melódico pero fuerte, contrastando con la suave voz del español nacido en Venezuela, ambientó el foro desde las 11 de la noche, arrancando con ‘A pleno sol’ frente a un público que presuroso se aplastaba hacia el escenario para estar más cerca de su ídolo.

Y pese a la multitud y consecuente incomodidad los fans no se pueden quejar, ya que Mikel escogió más de dos decenas de canciones de su prolífica carrera musical para compartir al público fronterizo, permitiéndose incluso interpretar un cover: ‘There is a light goes out’, original de The Smiths que Erentxun titula ‘Esta luz nunca se apagará’.

También se escucharon ‘Ángela’, ‘California’, ‘El mejor de mis días’, ‘Estampida’, ‘Mañana’, ‘¿Quién se acuerda de ti?’, ‘El último hombre’, ‘La herida’, ‘Cuando nos cambió la voz’, ‘Rara vez’, ‘De espaldas a mí’, ‘Tu nombre en los labios’, ‘A un minuto de ti’, ‘Cartas de amor’, ‘Éramos dos hielos’, ‘Locuras’ y ‘Detalle del miedo’.

Todos felices, complacidos, aunque a la expectativa de un himno, el más reconocible tema de Duncan Dhu ‘En algún lugar’, el cual tenía que aparecer tarde o temprano.
La entrega fue mutua entre público y artista, y al parecer la fiesta también: al día siguiente Mikel compartió en su cuenta de twitter “Mucho rocanrol en el concierto de Tijuana, mucha resaca por la mañana…” (twitter.com/mikelerentxunws).

El Black Box, en Calle Sexta y Revolución, se consolida como foro para conciertos y anuncia variada cartelera, con Nortec (Bostich+Fussible) este viernes 4 de marzo, Ángeles del Infierno el 11 de marzo, Brodinski el 12 de marzo, Dildo el 18 de marzo y la Gusana Ciega para el 1 de abril.

Mucha mierda en vez de suerte. Nace plataforma escénica.


por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

Parece una compañía teatral más, pero no lo es: se conciben como una plataforma escénica en Tijuana porque –además de llevar obras a espacios no convencionales– permiten a sus integrantes dirigir y montar textos originales, además de explorar áreas como vestuaristas o escenógrafos, todo bajo los conceptos diversidad e inclusión. El jueves 3 de marzo se dieron a conocer, se llaman Mucha M Teatro.

Conformado por egresados de la licenciatura en Teatro de la UABC y egresados del taller de teatro de la Casa de la Cultura de Tijuana (dirigido por Hebert Axel González), Mucha M Teatro cuenta con Julio Jáuregui como director y fundador, y en la presentación informó que en abril debutarán con una serie de monólogos escritos por más de una docena de dramaturgos, dos foráneos y el resto tijuanenses. El tema central de tales monólogos es sexo.

“Creemos que abrir con sexo es vendible, y como grupo nos preocupa que seamos una ciudad con uno de los más altos índices con enfermos de VIH y nos preocupa que la sexualidad en algunas partes, en algunas escuelas, siga siendo un tabú y un tema que no se trata en las familias ni con los amigos, vamos a quitar este tabú y un poco a divertir con este tema”, explicó Jáuregui.
Algunos de los dramaturgos cuyos monólogos serán llevados a escena bajo el nombre ‘¿Quién dijo sexo?’ son Daniel Serrano, Juan José Luna, Gerardo Navarro, Rafael Pérez Barrón y Gilberto Cohalfar. Ellos, entre otros autores, abordaron el tema de la sexualidad pero desde enfoques muy diversos, según adelantó el director de la compañía.

“Vamos a hablar sobre incesto, zoofilia, pedofilia, VIH, son temas profundos pero a la vez los manejamos con un humor negro, ácido, y otros con un humor muy blanco, hay mucha diversidad de géneros, estilos, dirección, esto enriquece, va a haber para todo: para la gente que quiera divertirse, para reflexionar, para todo”.

Las funciones arrancarán el 2 de abril en Baja Café del ICBC y continuará por espacios del mismo corte (cafés literarios institucionales o independientes), pero el proyecto es continuar con las presentaciones en plazas públicas, maquiladoras y bares, pues su objetivo es “llevar el teatro a la gente” en vez de que la gente vaya al teatro. El Bar Santa Leyenda de la Calle Sexta será otra de las sedes.

Una de las incógnitas reveladas por quienes integran y apoyan esta plataforma fue el nombre. Resulta que en el ambiente teatral decir “buena suerte” antes de salir a escena es considerado casi un maleficio, por ello la frase adoptada por teatreros para desear buenaventura ha sido “mucha mierda”. El equivalente en el ambiente escénico angloparlante sería “rómpete una pierna” (“break a leg”).

De ahí, de ‘mucha mierda’, tomaron la idea y le hicieron algunos ajustes para finalmente censurarse con una ‘M’, letra que rotulada los integrantes del grupo planean llevar como imagen a donde vayan, con la intención de fotografiar artistas, políticos y toda clase de personajes a fin de que la mayor cantidad de personas la identifique como Mucha M Teatro, mediante la publicación de las fotos en facebook.

Julio Jáuregui ganó premio estatal de literatura 2010 en la categoría dramaturgia con su obra ‘Llegan los pájaros’, la cual será montada por su compañía bajo la dirección de Hebert Axel, quien compartió su entusiasmo por Mucha M Teatro destacando el perfil incluyente y diverso.

Conociendo de origen el proyecto, Hebert Axel considera que mediante las puestas en escena los tijuanenses podrán identificarse:

“El público podrá relajarse, divertirse, reflexionar y además reflejarse: verse reflejado en esta parte del planeta que está formada por la diversidad, hemos aprendido a funcionar los tijuanenses siendo diferentes y eso es lo que aporta Mucha M, me parece maravilloso”.

Información detallada y calendario de presentaciones en la página: http://muchamteatro.com/

jueves, 3 de marzo de 2011

Och8 preguntas con... Ceci Bastida


por Melina Amao Ceniceros
Fotos: Titha Romero
notas.tijuana
Entrevista publicada en La Guía Tijuana

Después de pertenecer al grupo de rock Tijuana No! y tras haber sido tecladista de Julieta Venegas, la compositora y cantante tijuanense radicada en Los Ángeles Ceci Bastida se consolida como solista con su primer material discográfico de larga duración (‘Veo la marea’), el cual refleja su preocupación por situaciones como la violencia y la migración. Inició a los 15 años tocando en clubes de Tijuana y ahora Ceci presenta su música en ciudades como Nueva York y el D.F., sin olvidarse –claro– de su ciudad natal, a la que regresa con frecuencia no sólo para dar conciertos sino para reencontrarse con amigos entrañables con quienes creció.

1. ¿Cuáles son tus metas como solista?

Me gustaría tener una carrera sólida, eso no significa que sea una carrera donde toque en estadios, no va por ahí, creo que se trata más bien de poder tocar, poder vivir de lo que hago y poder seguir haciéndolo, seguir componiendo, grabando, eso más que nada, ya grandes éxitos y así no, no va por ahí.

2. ¿Para armar este disco tuviste que dejar fuera algunas canciones?

Sí, lo que ocurre es que pasa el tiempo, el disco lo grabé en un periodo como de dos años, y de pronto había canciones que ya no me gustaban o no entraban muy bien en el concepto del disco. Hay unas que veo que tienen potencial y otras que sé también es bueno dejar.

3. ¿Consideras que es un reto mayor para una mujer enfrentarse a este mundo musical?

No creo. Cuando empecé yo, que fue hace mucho tiempo, no lo sentí tampoco; quizá fue mi experiencia pero tuve el apoyo de mucha gente, nunca me sentí como excluida ni nada. Ahora menos, hay tantas chavas haciendo cosas que no es raro, antes como que era menos común y ahora se ve por todos lados y está increíble. Yo creo que es importante la disciplina y la pasión, si tienes claro lo que quieres es cuestión de trabajarlo y te puede ir muy bien; se trata de tener claro lo que uno quiere y realmente hacerlo con amor.

4. ¿Cómo era para ti salir e ir a los toquines cuando iniciaste?

Tuve la fortuna de que mis papás me apoyaran mucho, corrí con mucha suerte porque yo empecé a los 15 años, entonces por ahí a los 16 ya estábamos tocando en bares y en muchos de los bares no me dejaban a mí estar, sino que podía tocar e irme, pero no podía estar ni antes ni después. Entonces era raro y ahora que lo pienso veo que confiaron mucho en mí y eso lo agradezco porque fue vital, gracias a eso sigo haciendo lo que hago.

5. Ahora que vives en Los Ángeles ¿qué extrañas de Tijuana?

Estuve hace dos semanas y de pronto iba yo caminando por Playas, que es donde viví siempre, y me gustó toparme con gente que conozco todo el tiempo, de todos lados, incluso fuera de Playas, por la Revu caminando… Eso me gusta, esa sensación como de que hay una comunidad, a lo mejor es la gente con la que más o menos crecí y sé que la Tijuana de hoy no es la misma de hace 20 años, pero me gusta mucho.

6. Estás muy al pendiente del contexto social ¿no? Vemos que eso impacta en tu música.

Sí, lo que me rodea y lo que me informo. Creo que como seres humanos nos afecta no nada más lo que sucede en nuestro espacio sino todo. De Egipto, por ejemplo, me parece muy importante ver cómo la gente se ha unido y logró algo que parecía casi imposible, eso para mí me resulta muy inspirador. Y lo estamos viendo ahora, está sucediendo en otros países también, es motivador, es importante ver que la gente sí tiene el poder, que está en nuestras manos cambiar nuestra realidad. Requiere mucho valor pero se puede, y eso me dejó muy inspirada.

7. ¿Cuál es tu reflexión frente al problema del narco?

Me parece que la estrategia que se ha llevado hasta ahora no ha sido exitosa, entonces creo que es momento de ver otras opciones. La gente ahorita está viviendo una pobreza extrema y no tiene nada qué perder, entonces es bueno que vean que hay un futuro prometedor. Ahorita pues no, la gente está desesperada, yo lo entiendo, no estoy a favor pero entiendo muy bien porqué está pasando lo que está pasando… Creo que se nos ha ido de las manos, bueno, se les ha ido a ellos de las manos. Eso es lo triste: ver que la sociedad está pagando por una decisión que no tomamos nosotros.

8. ¿Qué es lo que más disfrutas hacer, a parte de tu música?

Me gusta cocinar. Suele ser más comida vegetariana, no como carne, como pescado pero realmente no lo preparo, entonces siempre termino haciendo comida vegetariana, me encanta descubrir recetas nuevas y probarlas. También me gusta ir al cine, leer, salir a caminar. Muy sencillo en realidad: ir a tomar algo con mis amigos y así.

Y cómo estuvo... El Concierto de Andrés Martín y Oscar Lugo


por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota publicada en La Guía Tijuana: AQUÍ

Seguramente cuando Rossini compuso sus obras no imaginó que llegarían a ser interpretadas por un dúo de contrabajo y guitarra eléctrica, pero esta fusión tan extraordinaria fue posible la noche del 23 de febrero en el ICBC gracias a la extravagancia musical de dos maestros: el contrabajista Andrés Martín y el guitarrista Oscar Lugo.
El recital inició con Andrés Martín, también miembro de la Orquesta de Baja California, quien impregnó el Multiforo de sonidos flamencos primero con sus dedos sobre las cuerdas y enseguida empleando el arco, ante la atención solemne de los asistentes. Pero éstos no sospechaban lo que estaban por escuchar.
Tras ejecutar el primer movimiento de la Suite de Juan Soldado (Elegía), obra de su autoría, Andrés Martín presentó al guitarrista Oscar Lugo para dejarlo en el escenario solo con su guitarra de siete cuerdas, a fin de que continuara con el tercer movimiento de la obra (La Furia), la cual fue escrita para contrabajo pero transcrita por Lugo para guitarra eléctrica.
Fue ahí cuando los oídos se admiraron, pues el guitarrista (aunque advirtió de sus influencias de rock metal) sorprendió al público quizá hasta el desconcierto, al dar vida a la pieza con la estridencia característica de este instrumento eléctrico y la maestría de quien ha dedicado su vida al estudio musical.
Y precisamente ése era el objetivo: experimentar, aprender y mostrar que instrumentos no vinculados con la música de cámara pueden emplearse en toda clase de recitales.
“Esta propuesta es para demostrar que este tipo de instrumento, generalmente asociado a una banda de rock, se puede tocar solo en el escenario sin tener a nadie de fondo y se puede aprovechar el rango y el color que ofrece”, explicó Oscar Lugo.
Pero no es una ocurrencia hecha al vapor, por el contrario: Oscar y Andrés han trabajado en ello desde hace 7 años, con especial énfasis en los últimos 3 por concretar un discurso musical tan atípico como novedoso.
“La guitarra clásica inició como un instrumento de trovadores que tocaban en pueblos y que poco a poco se fue transformando en un instrumento de concierto, y hoy en día lo vemos en salas de conciertos. Pues la propuesta es un poco lograr lo mismo con la guitarra eléctrica, con un repertorio muchísimo más serio, escrito por compositores en este caso modernos”, señaló en entrevista el maestro Andrés Martín.
Después de disfrutar la majestuosidad sonora de ambos solistas, llegó el momento del dúo, sin duda elevando la experiencia auditiva.
El italiano Gioachino Rossini fue el primero de los compositores interpretados en paridad por Oscar Lugo y Andrés Martín, quienes crearon una pieza que si bien respetó la estética de la obra original fue enriquecida con la fuerza de la guitarra eléctrica y las vibraciones del contrabajo.
Finalmente, la obra del excéntrico compositor Giovanni Bottesini, también italiano, renació en lenguaje electroacústico, asimismo por los autores de tan caprichosa propuesta.
Según compartieron, planean continuar con estas fusiones instrumentales y lograr en el futuro piezas compuestas especialmente para guitarra eléctrica y contrabajo. Aunque tendrán que poner una pausa al camino juntos, ya que Oscar viajará a Holanda en abril para concursar contra un selecto grupo de músicos de todo el mundo.
Por lo pronto, Lugo y Andrés Martín se quedan con los aplausos de quienes la noche del último miércoles de febrero acudieron a la cita y atestiguaron así su primer concierto como dúo.

martes, 1 de marzo de 2011

Visión del mundo a partir de la historia de vida

por Melina Amao Ceniceros
fotos: Titha Romero
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

“Poder expresarte, ser responsable de tus actos y cuidarte a ti mismo” respondió Juan Manuel cuando pregunté su concepto de ‘libertad’. Él estaba con sus compas afuera de las aulas de Administración de la UABC. Juan Manuel, al igual que muchos estudiantes, vive con sus padres, no aporta un centavo a la economía de su casa, es ayudado por su familia si llega a tener un problema o a enfermarse, avisa cuando sale a pistear y en términos generales está satisfecho con su vida, no le interesa modificarla ni mínimamente.
En cambio, Francisco, otro veinteañero, tiene una visión distinta formada a raíz de una vida distinta: “a veces digo que tanta libertad puede traerme cosas malas, no quiero tener mucha libertad, quiero tener un orden en mi vida”. Francisco trabaja a la intemperie vendiendo artesanías, es proveedor de su hogar, no le rinde cuentas a nadie, si llega a necesitar algo lo resuelve solo y no está conforme con su situación, pues platicó que le gustaría cambiar en todo: “quisiera trabajar con alguien, tener un sueldo ya fijo, no estar así vagando”.
Después de que charlé con trece comerciantes (ambulantes o semiestablecidos) y trece estudiantes, la psicoterapeuta Bernardette Villarruel me mostró cómo en las respuestas de algunos universitarios se deja ver cierta inmadurez ya que muchos de sus conceptos son de escuela y no a raíz de su experiencia.
La cosa es ésta: la visión del mundo se forma en base al entorno donde crecimos y se alimenta por valores familiares, religiosos, escolares, amistosos y hasta mediáticos. Y –apuntó la psicoterapeuta– “cuando todavía no se te forma un criterio propio, cuando todavía tu cabeza no filtra todo, es muy fácil que lo que te inculcan y te dicen lo tomes como propio y lo escupas como propio”.
La especialista además es psicóloga del albergue y Centro de Protección Social para la Niñez del DIF municipal, donde actualmente atienden a siete menores en condición de calle. En base al cuidado que brinda a estos jóvenes y niños, todos abandonados por sus padres, Villarruel distingue su percepción del mundo.
“En esto de lo que es la libertad, mi concepto es lo que a mí me hayan enseñado. Por ejemplo, con los niños del albergue su concepto sería ‘ser irresponsable porque aprendí eso, para empezar se deshicieron de mí porque no se hicieron responsables y aparte yo me acostumbré a hacer lo que quería’, entonces desde allí todo se vale: se vale robar, pedir, no trabajar, no bañarse, golpear, se vale todo”.


Sin crisis no creces

La psicoterapeuta Bernardette Villarruel señala que “las crisis son las que nos hacen crecer, a la edad que sea” y ejemplifica que la primera crisis a la que nos enfrentamos para madurar es comunicar hambre para ser alimentados: “un bebé tiene que entrar en crisis para empezar a pedirle chichi a su mamá”.
Las crisis –explicó– surgen a partir de una necesidad, de tal manera que ante la falta de una necesidad se pregunta “¿qué tanto puedes ser realmente introspectivo y saber cuál es tu concepto de algo?”.
La relación es así: sin necesidad no hay crisis, y sin crisis no hay madurez.
Volviendo a las muestras, los comerciantes manifestaron que quisieran tener un mejor trabajo, ganar más, saber más, comer mejor, superarse, tener mejor carácter, ser aceptados. En contraste, la mayoría de los universitarios con los que platiqué dijo estar feliz con su vida tal como es ahorita, sin preocupaciones, mientras que pocos expresaron deseos de autonomía.
Pero, aunque se viva cómodamente, la crisis tarde o temprano llega: cuando se es estudiante sin obligaciones, sin autosuficiencia y con domicilio en casa de padres, al egresar el joven entra en la tribulación tipificada como ‘crisis del estudiante’, que consiste en preguntarse ‘¿y ahora qué voy a hacer?’. El origen de esto se ubica precisamente en la dependencia desarrollada hacia el hogar y hacia la escuela.
Ante esto, Villarruel aclara que vivir de forma despreocupada, quizá privilegiada, no significa necesariamente carecer de crisis; pero diferencia que las verdaderas crisis son aquellas que hacen a la persona cambiar.
Sin embargo, anota que cuando esto no ocurre, cuando el adulto aún vive en casa de los padres, realmente no ha dejado de ser adolescente.
“Mientras sigas viviendo con tus papás, así aportes económicamente, sigues siendo un adolescente; tendrías que tener la mayoría de edad, ser económicamente autosuficiente y no vivir en casa de tus papás”.
Lo malo es que ante el panorama laboral se reducen las opciones, por ello a muchas personas (sean o no profesionistas) no les queda más que seguir viviendo en el nido y así continuar definiéndose por valores ajenos.
La psicoterapeuta explica: “somos reactivos ante los valores que tenemos alrededor, y los valores que más nos van a definir son los valores que recibimos en la casa, lo que nos enseñan en la casa no necesariamente verbalmente pero sí con el ejemplo, es un método de aprendizaje por modelamiento”.