lunes, 25 de abril de 2011

Tijuana: reinvención sin planeación

“Tijuana es el emblema del desorden urbano: se hacen casas y caminos donde se puede, te instalas como se puede, te enamoras como se puede… en fin, es una ciudad donde se improvisa muchísimo el ámbito social y cultural. Es caótica esa forma de relacionarse con el espacio”
(Dr. Miguel Olmos, investigador del Colef)

por Melina Amao Ceniceros
(texto y fotos)
notas.tijuana@gmail.com
Reportaje publicado en Distintas Latitudes: AQUÍ

Pregunté a un antropólogo sobre el espacio público en Tijuana, a fin de que me orientara sobre cuáles son los lugares que en esta ciudad fronteriza sirven para el encuentro, para crear comunidad, para construir sociedad. Y antes de responder me cuestionó “¿tú a dónde sales a pasear? ¿vas al cine, a la plaza, al parque, a la playa, a la calle?”. Reflexioné acerca de ello sin hallar respuestas específicas: me di cuenta que opto por espacios privados, y que convivo con propios y no con extraños. Pero también entendí que la tijuanidad se construye en ambos ámbitos (espacios públicos y privados), pues en términos urbanísticos son pocas las alternativas para salir a pasear y, en cuestión de identidad, Tijuana reúne una amplísima gama cultural cuyas nociones y necesidades espaciales son asimismo diversas, consiguiendo a veces la satisfacción del encuentro en lugares particulares (como casas, bares, cafés, centros de trabajo).

Acudí a los expertos para ubicar precisamente los espacios no privados que se prestan para la convivencia y todos coincidieron en nombrar los dos parques con mayor verdor (Parque Morelos y Parque de la Amistad de Otay) y un centro comercial: la Plaza Río. Los parques concentran principalmente familias los fines de semana y permiten ejercer el derecho ciudadano al esparcimiento: dentro de ellos hay juegos para niños, zoológico, albercas, ciclopistas, asadores, sombras, escenarios para espectáculos y áreas para realizar manualidades. En la Plaza Río acuden asimismo familias pero mayormente son jóvenes quienes optan por pasear allí (grupos de amigos, parejas); y como recreo van al cine, toman un café o sólo se postran en alguna de las bancas.

Sin embargo, al referirnos a dichos lugares quedó en evidencia la escasez de opciones públicas, pues acá no contamos con una enorme plancha de concreto –como el Zócalo capitalino– alrededor de la cual haya otros intereses comunitarios, ni hay alternativas culturales (museos, galerías, foros) de atractiva o accesible oferta. Y no es que no existan los centros de cultura, la cosa es que no convocan cantidades significativas como para considerarse verdaderos sitios de reunión (unos resultan elitistas por sus altas cuotas para ingresar, y otros parecen demasiado escolares).

Además hay otros factores que abonan a la necesidad de nuevos-mejores-mayores espacios públicos: la población incrementa, la ciudad se expande y todo queda más lejos. Me lo puntualizó un urbanista: “Los espacios están ligados a la geografía, o sea, ‘si no está cerca de mi casa no voy’…”.

Urbanización improvisada


Tijuana, como muchas ciudades del norte de México, no se construyó alrededor de un centro (de hecho ahora es una ciudad policéntrica extendida a lo largo del bordo) sino que desarrolló su infraestructura en función al cruce fronterizo. El antropólogo Miguel Olmos, director del Departamento de Estudios Culturales del Colegio de la Frontera Norte (Colef), me explicó esto cuando lo entrevisté para Distintas Latitudes.

“El centro está definido por el cruce. La garita es un lugar de memoria muy fuerte en Tijuana, a pesar de que no es un lugar donde se asienta la gente. Diría Marc Augé es un No Lugar, porque no se crean relaciones, son lugares de paso igual que las terminales de autobús. Pero curiosamente se van estableciendo como lugares de memoria porque las personas pasan por ahí, saben de la importancia política-ideológica de un cruce fronterizo hacia uno de los países más poderosos del mundo”.

En general la ciudad, a lo largo de su historia y las diversas administraciones, ha improvisado en cuestión urbanística, es decir, ha edificado sus espacios al margen de una planeación urbana propiamente, donde los gobernantes en turno impulsan desarrollos por partes en busca de solucionar problemas precisos (habitacionales, viales, pluviales). Esto lo observó otro doctor del Colef con quien charlé: el urbanista Tito Alegría, investigador del Departamento de Estudios Urbanos y Medio Ambiente.

“México no tiene tradición de planear las cosas, tiene tradición de hacer planes. Tijuana tiene casi tres décadas de planeación y a veces se llevan a cabo partes del plan. Muchas veces lo que hace el gobierno no tiene un plan urbano detrás… Ven un problema con diferentes soluciones, eligen una y eso es lo que han estado haciendo a lo largo de cada trienio”.

Tito Alegría apunta a la falta de espacios públicos que funjan como auténticos ejes de interacción humana, y distingue que ante este faltante y la creciente llegada de nuevos pobladores (por la migración) la ciudadanía reproduce las tribus, llevando a cabo el encuentro social dentro de las casas. En ello el urbanista aprecia un efecto positivo en términos de cosmopolitismo, en tanto que a mayor diversidad las personas se vuelven más indiferentes hacia los otros, lo que no ocurre en ciudades conservadoras donde lo que es distinto ofende.

“Aquí hay más una indiferencia, creo yo, de cómo hacen su vida los demás ‘mientras no se me metan con la mía’. En otras ciudades más conservadoras, menos cosmopolitas, la gente se mete más en la vida de los demás, les importa más la vida de los demás, se sienten ofendidos cuando alguien es diferente, entonces la indiferencia ayuda a que sea más cosmopolita el asunto. La indiferencia surge a raíz de que es una ciudad de migrantes. Aunque existe la probabilidad de encuentros no hay el tiempo para llevarlos a cabo, entonces con más diversidad tienes que ser más indiferente”.

Son las reglas de convivencia de las ciudades sobrepobladas, cuyas características –se podría decir– obligan a la tolerancia para lograr se participe en espacios comunes.

El espacio binacional

Existe otro elemento que me interesaba platicar con los investigadores del Colef: la frontera, el bordo, literalmente el muro. ¿Qué representa, si hablamos del espacio público? ¿De qué manera delimita nuestra noción espacial? Digo, permanentemente lo vemos: detrás de esa valla metálica, oxidada y vieja, ahora además se alza imponente un segundo muro, cuyo mensaje me parece claro: ni lo intentes, no eres bienvenido, quédate donde estás (mensaje que se refuerza con todos los vehículos terrestres y aéreos de la patrulla fronteriza). Si la noción de espacio determina a aquel que vive en la selva, o en el desierto, o en rancherías, o en el ártico, o en la costa… supongo que ha de repercutir vivir en un entorno urbano frente a una barda que demarca visual-física-conceptualmente el paisaje.

Ante esto, el antropólogo Miguel Olmos señaló que, efectivamente, la frontera es una constante representación de lo privado, pues si bien más allá de ese muro se puede hablar de espacios públicos, no son espacios que compartamos los mexicanos: “Los mexicanos compartimos un espacio público a nivel nacional, pero ya que cruzamos al otro lado hay un espacio público que es de otra nación. Algo muy importante de la frontera es ver que funciona con varios filtros a nivel de espacio: por un lado es una delimitación del espacio público a nivel nacional, pero a la vez es una división del espacio público internacional”.

Justo en la esquina de Tijuana, la que muchos reconocen como la esquina de Latinoamérica (donde el muro fronterizo se junta con el océano Pacífico), organizaciones civiles y grupos religiosos realizaron durante años actos para –de manera simbólica– hacer invisible la división entre los dos países, para crear un espacio público de encuentro binacional. Allí se llevaron a cabo misas, meditaciones, fiestas y reuniones familiares con personas que acudían de ambos lados de la frontera con el fin de compartir momentos con sus seres queridos, estar cerca, platicar, tocarse. Lamentablemente esta tradición se convirtió en prohibición por las autoridades estadunidenses al erigirse el segundo muro (en 2009), y ya no permiten que del lado californiano se llegue libremente a esa esquina. Aún puede hacerse, cierto, pero se deben tramitar permisos y atenerse a la cercana vigilancia de los custodios del muro. De hecho en mayo habrá un fandango fronterizo con jaraneros de California y de Tijuana, tocando cada uno desde su país; intenciones románticas (por borrar la frontera y su brutalidad) que muchos agradecemos.

Arte urbano, intervención pública

Los artistas, por su parte, luchan por resignificar el espacio público, tanto en la zona fronteriza como en las calles, parques y plazas. Lecturas de poesía con altavoz que ocurren sin previo aviso, en alguna de las paradas de autobús o desde la azotea de un comercio, tienen como objetivo romper la monotonía del tránsito de las personas, asombrarlas, acaso contagiarlas. Performances igualmente sorpresivos (teatrales, musicales, operísticos y dancísticos, incluso con intenciones subversivas) han tenido lugar frente a transeúntes a las afueras de la catedral de la Zona Centro, en los puentes peatonales de la 5 y 10, en la línea para cruzar a San Ysidro, en las explanadas de algunas plazas como la Santa Cecilia. Los artistas buscan no sólo dar a conocer su propuesta sino acercar diversos públicos al arte contemporáneo, romper con el acartonamiento del arte institucional y extender los alcances de su obra con un perfil incluyente. Estas expresiones, como su propio género lo revela, intervienen el espacio público.

La revista tijuanense ‘Zona Límite. Arte para salvar a México’, editada por el artista Jaime Cuanalo, expresa en su sección Espacio Público conceptos muy claros acerca del esfuerzo de estos individuos y colectivos que comparten su lenguaje artístico a la intemperie, refiriéndose a la función social que hay en ello, no sólo como producto contemplativo.

“Es importante denotar el interés de estos artistas por rescatar el espacio público como un entorno que enriquezca la vida y la complemente para transformar el espacio público en algo que, por así decirlo, le dé algo qué ver a la ciudad; no sólo banquetas, muros, centros comerciales, bancos, bares, estacionamientos…”.

Aunque sería difícil medir el impacto real de tales planteamientos estéticos/conceptuales, sobre todo porque su naturaleza es efímera. Pero con similar intención, valdría destacar la labor de otro grupo de artistas cuya contribución al paisaje urbano, cuyas intervenciones del espacio público, son permanentes o al menos mucho más duraderas: los muralistas. Numerosas avenidas de la ciudad, no necesariamente las más importantes, exhiben coloridos murales desde hace un par de años (antes eran menos presentes, mas sí había). Fue iniciativa de un festival anual titulado Entijuanarte invitar a una veintena de artistas (con experiencia en pintura a gran escala) a realizar murales en las fachadas de los establecimientos de la avenida Revolución justamente para dejar un testimonio visual de dicho festival, más allá de los dos días que dura al año. Así, artistas de Tijuana, D.F., Oaxaca y Cuba, entre otros lugares, se apropiaron de enormes paredes y cortinas metálicas para plasmar su obra a manera de donación a la ciudad. Por otro lado, al margen de una organización formal como la de esta convocatoria, colectivos de muralistas (entre ellos el denominado HEM – Hecho en México) y artistas urbanos independientes desde tiempo atrás han emperifollado bardas de domicilios particulares y bares con imágenes que sin duda brindan un avistamiento distinto de la urbe, diría que agradable.

Estas ofertas públicas de arte (lecturas de poesía, performances, muralismo) podrían verse como una imposición, pues nadie nos consultó si estábamos de acuerdo (como nadie nos consulta a la hora de alzar un puente, cerrar calles o poner parquímetros). Estas formas podrían no parecer distintas al feligrés que con megáfono nos advierte del fin del mundo o nos lee versículos de la biblia en una esquina. Y tal vez sean modos rudimentarios de educar sobre el arte y el espacio compartido, o quizá se trate de la vanguardia en cuestión de civilidad urbana y discurso artístico. Cada quien hará su valoración; por mi parte opto por reconocer la aportación y analizar su sentido ciudadano, como lo sugiere la revista de Cuanalo: “Posiblemente intervenir el espacio público sea el esfuerzo más eficaz y rápido para llegar a un cambio en la imagen, calidad de vida y la originalidad de la ciudad de Tijuana, pudiendo ser la chispa que determine nuestro futuro”.

Esto en definitiva no resuelve las necesidades espaciales, pero embellece e incita a un nuevo diálogo con el entorno, un diálogo imaginativo, creativo, amable, no violento; aunque (claro) para ello hay que transitar por donde ocurre el hecho artístico.

------
REFERENCIAS

Entrevistas:
Dr. Miguel Olmos, antropólogo, investigador, director del Departamento de Estudios Culturales del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

Dr. Tito Alegría, urbanista, investigador del Departamento de Estudios Urbanos y Medio Ambiente del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

Revista ‘Zona Límite. Arte para salvar a México’ No. 7
http://colectivouan.com/revista.php

lunes, 18 de abril de 2011

Los hándicap del proyecto ‘Zócalo 11 de Julio’


por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota publicada en La Ch: AQUÍ


Muchas voces en Tijuana han opinado respecto al proyecto del ‘Zócalo 11 de Julio’ que se pretende construir entre los dos palacios de gobierno (municipal y estatal): algunas lo rechazan bajo argumentos de ecocidio y otras lo validan como un espacio que permitirá el encuentro entre la población. Pero en términos urbanísticos y sociales existen expertos que analizan la propuesta, como el doctor Tito Alegría, investigador del departamento de Estudios Urbanos y Medio Ambiente, del Colegio de la Frontera Norte (Colef). Él vislumbra resultados pobres.

De principio el urbanista Tito Alegría apoya que un espacio público se mejore, sin embargo no ve que en la convocatoria para el diseño y construcción del proyecto del ‘Zócalo’ se hayan considerado importantes condiciones, como el arreglo del microespacio para atraer gente diversa.

“El asunto de la significancia, el simbolismo de los espacios de la ciudad, tiene que ver con su capacidad de atraer a la gente, y el diseño es un factor solamente. Otro factor importantísimo es qué le vas a dar a la gente para que vaya ahí”.

El especialista observa que si el planteamiento de la edificación de esta plaza pública tiene un sentido social, de comunidad, de ser promotora del encuentro; ello debe suponer una infraestructura que permita la convivencia de gente diversa (social, cultural y económicamente diversa), para lo cual es necesario considerar varios factores: que las personas discurran sin obstáculos, sin tener que cambiar de lugar para ir al baño o por una botana, que haya sombras y accesibilidad desde todas partes de la ciudad. Pero principalmente –mencionó– se debe analizar ¿a qué puede acudir la ciudadanía? (al margen de los días en que haya eventos).

“Tradicionalmente ¿por qué la gente iba a los parques?: porque estaba cerca de la iglesia, del mercado, del restaurancito, porque hay juegos para los niños. Había muchas cosas atractivas, la atracción de lo diverso estaba garantizada porque había una oferta de diversas actividades en las plazas tradicionales, que aún siguen vivas. Yo no vi este tipo de requisito cuando hicieron la convocatoria, hablaron de manera muy abstracta sobre la plaza de la ciudad”.

Aún sin construirse, el urbanista del Colef ya identifica dos hándicap (desventajas, limitantes) en cuestión de diseño dado que se trata de dos edificios inamovibles: los palacios de gobierno, los cuales representan un par de paredones cerrados los fines de semana (y con horario de oficina entresemana), cosa poco interesante como para ir. Y además hay otro hándicap desde su perspectiva: la iglesia de enfrente, también obra en proceso.

“De entrada ya hay una camisa de fuerza que no la debía haber tenido, pero por otro lado no tiene espacio para hacer gran cosa. Desde el principio ya se puede saber que esa plaza no va a atraer mucho porque no va a ofrecer mucho, hagan lo que hagan, porque no hay posibilidad de modificar los frentes de la plaza. Entonces gasten lo que gasten el resultado final va a ser un poco pobre en términos de capacidad de atraer gente diversa, de permitir esta comunidad, esta civilidad compartida”.

Aparte de esto, el investigador Tito Alegría explica que el patrón de plaza pública atrae poco en la actualidad, debido a que existe gran diversidad de oferta: los centros comerciales (y sus cines) encabezan la lista de lugares a donde la gente prefiere ir. O sea, la plaza pública es un concepto un tanto anacrónico en el mundo contemporáneo.

Estéticamente, las ciudades del norte de México carecen de una estructura colonial como las del centro del país (esto es: catedral, poderes gubernamentales, parque, zócalo), donde el modelo es centrípeto (todo parte de un centro). En Tijuana si bien existe una Zona Centro ésta no representa necesariamente el lugar más importante para la población. Es así como la frontera, el cruce fronterizo, tiene mayor significado. Esto lo señala el antropólogo Miguel Olmos, director del Departamento de Estudios Culturales del Colef.

El doctor Olmos se refiere a los lugares de memoria como los espacios de mayor valor entre los habitantes, y apunta a la falta de lugares de memoria colectiva en Tijuana señalando los motivos de este fenómeno: por un lado los primeros pobladores eran de caza/recolección, es decir, no eran comunidades que se asentaran; por otra parte, Tijuana es una ciudad joven, y además se trata de una ciudad de migrantes.

De esta manera, es difícil crear la tradición de acudir a un nuevo espacio cuando se carece de memoria de dicho espacio, aunque asimismo –indicó el antropólogo– el espacio se va diversificando.

“Creo que los centros y los puntos de encuentro se van desplazando de acuerdo a la coyuntura y de acuerdo a cómo la gente va llegando y va creando una tradición de memoria. La tradición no es otra cosa más que eso: la tradición es memoria”.

La construcción del ‘Zócalo 11 de Julio’, impulsado por la empresaria Carolina Aubanel, se contempla arrancará este verano con una inversión de mil 200 millones de pesos (entre presupuesto público y privado), esperando concluir el proyecto en el 2013. Aún falta dar a conocer qué empresario será concesionario del estacionamiento que contará con 2 mil 700 cajones.

jueves, 14 de abril de 2011

Tijuana también está 'Hasta la Madre'


por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Crónica publicada en Bitácora: AQUÍ

Un par de días antes del miércoles 6 de abril, decenas de ciudades del país y del extranjero empezaron a organizarse para llevar a cabo una Marcha por la Paz frente a la creciente violencia en México, resultado de la llamada guerra contra el narco, pero en esa lista de ciudades no figuraba Tijuana, por lo que muchos creyeron esta frontera se ausentaría del llamado nacional, cuya finalidad fue reclamar -a las autoridades y al crimen organizado- No Más Sangre, decir que como país ‘Estamos Hasta la Madre’.

Sin embargo, el mismo día en que ciudades del centro del país ya estaban concentrando grandes cantidades de personas para dicha manifestación pacífica, en Tijuana la Asociación de Ciudadanos Contra la Impunidad A.C. y el promotor cultural Fernando De la Cruz invitaron vía internet a los tijuanenses a sumarse a esta marcha, la cual inicialmente fue impulsada por el poeta Javier Sicilia (tras el secuestro, tortura y asesinato de su hijo en Morelos) encontrando eco en activistas y ciudadanos de casi todos los estados de la república.

Los convocantes citaron al encuentro en la explanada del Cecut, en punto de las 7:00 pm del miércoles 6 de abril. Allí, poco a poco fueron llegando miembros de la Asociación de Ciudadanos Contra la Impunidad, la cual se conforma por víctimas de la inseguridad: madres y padres que buscan a sus hijos desaparecidos; familiares de hombres y mujeres (adultos y jóvenes) que hace años fueron levantados con lujo de violencia en Tijuana, sin que las autoridades den respuesta alguna.

Exhibiendo lonas con los rostros de sus desaparecidos, los integrantes de la asociación se acomodaron junto a ‘La Bola’ del Cecut en espera del inicio de la marcha. También llegaron medios de comunicación (para registrar el arranque) y personas solidarias con esta causa, pues sin duda la violencia, la corrupción, la impunidad es preocupación de todos los mexicanos.

Hubo personas -que no pertenecen a la asociación- que cargaron imágenes del movimiento No Más Sangre; otras, frases como Fuera Calderón Asesino y Legalización de las Drogas, defendiendo la postura de que los delitos de alto impacto y los agravios a la sociedad disminuirían si se tomaran medidas legislativas en torno al consumo y venta de drogas, en lugar de militarizar las calles y hacer del país entero un campo de guerra (donde ya se contabilizan más de 35 mil muertes violentas bajo la justificación por parte del gobierno federal de “que la droga no llegue a tus hijos”).

Alrededor de 70 personas acudieron a la marcha, que inició con un minuto de silencio como acto solidario hacia los cientos de miles de mexicanos enlutados a causa del “combate frontal contra el crimen organizado” emprendido por la presidencia de la república.

Algunas palabras fueron pronunciadas por Fernando De la Cruz y la señora Cristina Palacios (presidenta de la Asociación de Ciudadanos Contra la Impunidad) refiriéndose a la necesidad de levantar la voz ante la falta de respuestas. Añadieron que con la marcha, Tijuana se hermanaría con las otras 50 ciudades de México y el mundo que atendieron el llamado de Sicilia y el reclamo de la población.

El grupo avanzó a oscuras por la banqueta hacia el monumento a Lázaro Cárdenas, en el Paseo de los Héroes, sin alterar el orden ni gritar consignas. Simplemente haciendo evidente el motivo de la marcha mediante los mensajes expuestos en lonas, cartulinas y hojas.

Iban reflexionando acerca de la realidad del país, de la falta de verdad, de las fallidas estrategias calderonistas y de la falsa idea de que en Tijuana todo está tranquilo. Madres y abuelas hablaban con los menores (cuyos hermanos, tíos, padres han desaparecido) acerca de la importancia de reconocer las injusticias y no quedarse de brazos cruzados. “Cuando seas grande vas a ser más inteligente porque ya vas a saber qué hacer”, dijo una mujer a su hija mientras marchaban.

Al llegar al monumento a Lázaro Cárdenas, en las afueras de la preparatoria federal de mismo nombre, los marchantes se detuvieron para documentar el hecho con sus propias cámaras; y enseguida emprendieron el regreso hacia el punto de partida.

Hubo policía motorizada deteniendo el tránsito vehicular en dos calles para dejar pasar la Marcha por la Paz en Tijuana, aunque en general los automovilistas fueron respetuosos al paso de los manifestantes, de los cuales algunos aprovecharon para repartir volantes con información sobre qué hacer en caso de que un ser querido sea secuestrado.

El fin se dio a las 9 de la noche nuevamente junto a ‘La Bola’, donde los marchantes se congratularon de haber llevado a cabo este acto solidario, comprometiéndose a continuar atendiendo los llamados ciudadanos en exigencia de paz, justicia y verdad.

lunes, 11 de abril de 2011

Ay, mija, tan joven y tan demacrada


por Melina Amao Ceniceros
fotos: Erick Jaimes
notas.tijuana@gmail.com
Crónica literaria publicada por Kodama Cartonera: AQUÍ

La conocí en el 2008 y ya no era ella ninguna muchachita. Cumplía apenas 19 años, sí, pero la vida le había dado un aspecto como si tuviera 80. En ese tiempo era yo editora cultural de un periódico de mediana reputación y por ello la historia llegaba a tocar mi puerta sin necesidad de que moviera un dedo. Así fue que conocí a su creador, el enamorado que la edificó en la Colonia Aeropuerto. Fue un encuentro raro, pensaría que azaroso porque el tipo no quería hablar conmigo sino con quien cubriera la información de cultura, quien quiera que fuera el encargado.

Andaba (como de costumbre por esos años) muy atareada por cumplir mi cuota de notas para la sección cultural (misma que en el 2009 cerraron los altos mandos del diario bajo el argumento de que la cultura no vende, bola de ignorantes, y después -como sobrante que fui- me corrieron). En ese tiempo cualquier visitante sorpresa que llegara a la redacción era prontamente despachado por mí con la arrogante explicación de que tenían que hacer cita (o sea: mi tiempo es mío, no de cualquier ocurrente con ánimos de fama).

Una tarde así llegó Armando Muñoz García, quien se presentó como arquitecto, escultor y artista. Empezó diciéndome “mire, traigo un proyecto, ando buscando fondos para restaurar una escultura muy representativa de Tijuana que hice en 1989, a lo mejor la ha visto, es una mujer blanca”. ¿Qué? ¿En serio? ¿Es usted el autor? Claro que conocía a la mujer blanca, así nada más de lejitos pero sin duda sabía quién era, y sabía también de su trascendencia en el accidentado paisaje urbano.

De inmediato cambié la actitud pedante por la de auténtica fan y lo pasé a mi oficina. Allí estuvimos hablando de la famosa fémina de concreto, aunque Armando lo que quería era llevarme a ella, explorarla de cerquitas, platicar desde sus entrañas. Acepté. Maestro, déjeme acabar mi jornada y lo alcanzo allá para poder charlar sin prisas. Aceptó. Una hora después ya nos encontrábamos en el lugar mi novio y yo, él en calidad de fotógrafo.

No fue sencillo llegar porque la Colonia Aeropuerto, al igual que muchas de Tijuana, no tiene sus calles trazadas como una cuadrícula, sino que van adquiriendo forma según los cerros mutilados. Por suerte mi bato tiene buen sentido de orientación en las disformes avenidas de la ciudad y al segundo intento dimos con la casa. Armando nos recibió.

La primera vista que uno tiene de la mujer es de sus nalgas, las cuales vienen quedando como en el tercer piso de una construcción común. Era realmente impresionante encontrarse ante semejante monumento, y lo digo en dos sentidos: monumento como sinónimo de escultura y monumento como le puede decir a una mamacita cualquier ojo-alegre. Fiu fiu.

Platicando con el autor por fin supe de la intimidad de la mujer, a la que muchos llaman ‘la mona’. Su nombre real es Tijuana Tercer Milenio, su acta de nacimiento dice que vio la luz en 1989, año en que Tijuana celebraba su centenario como cuidad y año también en que los panistas ganaron la primera gubernatura en México (¿gracias? al sandieguino/ensenadense Ernesto Ruffo Appel que triunfó en Baja California).

¡Pero qué curvas, qué nalgas, qué chichis! Pensaba pasmada desde abajo, muy debajo de ella, toda una giganta. ¿Y quién es? ¿Una ex novia? ¿Una amante? ¿Una puta? ¿Producto de la imaginación de Armando? Quise preguntarle todo eso, mas el arquitecto/escultor/artista prefirió hablar de la falta de presupuesto para restaurarla, conmoverme para lograr a través de un reportaje mío conmover a los inconmovibles funcionarios, y ver si éstos destinaban algo (lo que fuera) para evitar su inminente derrumbe.

La pobre lucía toda carcomida. Mide 17 metros de altura y ha sido visitada por extranjeros (de éste y otros continentes) dada su fama de mujer/casa/monumento. Armando fue su huésped por algunos años, un verdadero loco con iniciativa. Vivió en ella cuando era de inmaculada blancura. La recámara, pequeña pero habitable, se ubica en los senos. En el torso, la cocina; y en las nalgas (¿ironía?) está el baño. O estaba. La mona sigue en pie (literalmente en un pie porque el otro está casi derruido) y ya no puede cumplir la función de resguardo, no en estas condiciones.

Entré a auscultarle los adentros. No fue fácil circular en ella porque los espacios entre una habitación y otra son francamente diminutos, y frágiles dada la falta de mantenimiento. Pero logré un avistamiento hermoso cuando llegué a la alcoba. Resulta que entre los senos hay un balconcito (o vestigios de él), lo que permite que uno al asomarse se sienta como un Goliat transexual, porque al mirar en picada se aprecian las delicadas piernas de ella como si fueran propias. También desde esa vista es posible sentirse toda una Tetanic, con esas enormes y tiesas tetas enmarcando el paisaje. ¿Y el paisaje? Caos, pobreza y suciedad. La mona está casi en un basurero.

Por fin pregunté ¿y hubo modelo? Afirmativa respuesta. Armando solía trabajar el desnudo en base a sus encuentros carnales (artista al fin), sin embargo las curvaturas deseadas para este molde debían encajar en específica sabrosura, casi como los cuerpos de las rumberas de la Época de Oro. Entonces se lanzó a una cacería por los congales de Tijuana (menuda tarea) hasta dar con la voluptuosa desnudista de sus sueños (y pronto de sus realidades).

Al día siguiente de conocerla (y un poco de enamorarme) hice una gran nota que -como era de esperarse- provocó poca cosa en los repartidores de presupuestos. Y así han pasado los años: olvidada por quienes podrían salvarla.

La mujer es considerada uno de los símbolos de la ciudad desde su creación y fue incluso orgullo de los panistas tras inaugurarla Ruffo Appel, pero (¡claro!) pronto se vio relegada por él y los subsecuentes gobernadores, todos emanados del mismo partido. Digamos que representa el deterioro de un régimen, o bien, lo que a este sistema le ha importado la cultura. Y eso que ‘la mona’ levanta su puño derecho.

Hoy aún sobrevive entre escombros, ropa tendida, contaminación, llantos infantiles, sonidos carreteros y turbinas de aviones: vendada, rota, sucia, hueca, pobre, alegórica, decolorada, con pseudónimos y desmemorias. Eso sí, aún la agarran de símbolo para los montajes gubernamentales: en el 2010 el ayuntamiento hizo entrega de 22 reconocimientos a personajes que supuestamente han aportado gran cosa a la ciudad y el honor lo hicieron con una presea en forma de esta mona, a la que siguen prostituyendo. Entre los galardonados: una golfista, varios empresarios (o sus esposas y sus viudas), fresas altruistas de la psique, publirrelacionistas y doñas-golpe-de-pecho pertenecientes a la Liga de la Decencia (¡háganme el favor!). Me imagino que todos se vanaglorian del distintivo, en sus casas u oficinas, pero ¿sabrán que exhiben el cuerpo a escala de alguna anónima teibolera?

domingo, 10 de abril de 2011

La violencia no se resuelve con La Rosa de Guadalupe: Orozco


por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

Muchos medios informativos firmaron un acuerdo que pretende regular la cobertura de los hechos violentos en México, sin embargo ni el sector privado ni el gobierno se han preocupado por regular el contenido de las teleseries, en donde sin advertir a la audiencia proyectan mensajes para legitimar las violaciones a los derechos humanos, la corrupción, la impunidad y la discriminación; esto lo analizó el investigador y catedrático Guillermo Orozco en la conferencia magistral que ofreció en el cierre del Binacom (encuentro binacional de comunicación) realizado en la UABC.

Experto en estudios de audiencia, Orozco puntualizó que estamos inmersos en una sociedad mediática, comunicativa, cuyos derechos no están siendo respetados, pues constantemente se ve un bombardeo de mensajes -con fines publicitarios y propagandísticos- en la oferta de ficción de la televisión mexicana, especialmente en las telenovelas.

En las telenovelas, tanto de las empresas Televisa como TvAzteca, hay un manejo de la ficción en estrecho vínculo con la realidad, explicó, sirviendo estos productos televisivos como instrumento para difundir valores que han de beneficiar a un grupo en el poder y no necesariamente a la ciudadanía. Guillermo Orozco ejemplificó esto con la teleserie 'La Rosa de Guadalupe', cuyo mensaje central ante la inseguridad (la teleserie aborda matanzas, feminicidios, levantones) es rezar y esperar el milagrito, en lugar de proponer a la sociedad organizarse para exigir la verdadera procuración de justicia.

Otro ejemplo detallado por el especialista, fue la telenovela 'La fea más bella', en la cual a la víspera de las elecciones presidenciales del 2006 el personaje protagónico -después de ganarse la afectividad de su público- reveló votaría por Felipe Calderón, saliéndose así de la ficción para convertirse en líder de opinión sobre su audiencia.

La forma de operar en esta serie de manipulaciones televisadas es naturalizando determinadas situaciones (como los atropellos a los derechos humanos por parte de las corporaciones policiales), validándolas con argumentos que distan de lo racional y se inclinan sólo a lo afectivo, señaló Orozco, quien además es catedrático de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Guadalajara.

De esta manera, apuntó, las televisoras mediante sus telenovelas brindan una postura específica sobre temas de interés social, como negar la despenalización del aborto (que se maneja como algo moralmente malo), marginar a los homosexuales (a los que se ridiculiza), apoyar la pena de muerte (como el justo castigo para los villanos), aplaudir las estrategias del gobierno contra los grupos criminales (sin cuestionar el uso de la fuerza) y evitar todo activismo (pues exhiben como único camino la devoción religiosa).

Guillermo Orozco, doctor en Educación con amplia trayectoria en el estudio de telenovelas, señaló la necesidad de que exista un acuerdo sobre la violencia dentro de la programación de ficción en la televisión mexicana, ya que las audiencias están siendo vulneradas con información de la cual no se le advierte, lo que consideró peligroso. Asimismo se refirió a la importancia de que los consumidores de televisión "estemos alertas".

sábado, 9 de abril de 2011

Luchan redes sociales contra el discurso oficial: Toby Miller


por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

Las redes sociales virtuales (como Facebook, Twitter, YouTube, Craigslist) son conexiones de comunicación e información al margen de las redes corporativas, y permiten que los usuarios desarrollen temas fuera del discurso oficial manejado en los medios informativos masivos, observó el científico social interdisciplinario Toby Miller dentro del Encuentro Binacional de Comunicación Binacom, inaugurado este viernes en la UABC.

Investigador de temas como ciudadanía, raza, género, políticas culturales y medios; Miller explicó que las redes sociales luchan contra el discurso dominante difundido por las grandes corporaciones y logran democratizar a la sociedad mediante un clic (clickmocracy). Esta participación representa un cambio en los procesos formales de comunicación, agregó.

Ante el empleo de nuevas tecnologías para comunicar, comerciar e intercambiar; el científico social y periodista explicó el concepto prosumidor, en el cual alude al doble estatus de los usuarios de internet y telefonía: productor y consumidor. Por ejemplo, un usuario de YouTube que sube videos propios es productor pero al consultar el material de otros canales (ya sean de aficionados o de agencias como CNN, BBC, Fox) es consumidor.

Toby Miller, también coordinador del Departamento de Medios de Comunicación y Estudios Culturales de la Universidad de California, detalló que esta dualidad del prosumidor es "el código de la macroeconomía" pues permite generar una economía creativa, como ya se puede ver en Brasil y China, donde "la creatividad, más que el trabajo, más que la economía tradicional, es la fuente de desarrollo".

Sin embargo, dentro de las nuevas narrativas de la Era Postmoderna, el investigador observa un faltante: un discurso que analice los riesgos medioambientalistas del uso de las tecnologías. Por un lado se refirió a la utilidad de los medios cibernéticos para informar masivamente acerca de los daños al medioambiente; por otro, criticó los altos niveles de contaminación que producen las nuevas pantallas de televisión (entre otros avances tecnológicos).

Pero como aspecto favorable frente al tema ecológico y las tecnologías, Miller reconoció que con la foto digital se han eliminado muchos contaminantes y muchos riesgos para quienes trabajan la fotografía. No obstante, apuntó, hace falta desarrollar estrategias tecnológicas que -además de permitir la construcción de la sociedad- estén en armonía con el medioambiente.

Las actividades del Binacom continuarán este sábado en la Facultad de Humanidades de la UABC, de las 9 de la mañana a la 1 de la tarde. A las 11:30 am dará inicio la otra conferencia magistral de este encuentro: 'Ciudadanía y ficción en la televisión mexicana' a cargo de Guillermo Orozco, catedrático de la Universidad de Guadalajara.

jueves, 7 de abril de 2011

En Tijuana también hubo Marcha por la Paz


por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ

El llamado lo hizo el poeta Javier Sicilia tras la tortura y asesinato a su hijo, y decenas de ciudades (de México y otros países) se sumaron a la Marcha por la Paz realizada este miércoles, entre ellas Tijuana aunque con una convocatoria mucho menor a la del centro del país.

Aquí quienes organizaron la marcha fueron el poeta Fernando De la Cruz y miembros de la Asociación Ciudadana contra la Impunidad, la cual se conforma por padres y madres cuyos hijos han desaparecido, sin respuesta alguna de las autoridades.

La cita fue a las 7 de la tarde en el Cecut, donde alrededor de 70 personas acudieron, algunas con mensajes de No Más Sangre, Fuera Calderón y No Pararemos Hasta Encontrarlos y Encontrarlas, otros cargando lonas con los rostros de algunas víctimas de la inseguridad: hombres y mujeres desaparecidos en Tijuana.

Fue un acto solidario con los familiares de las más de 35 mil muertes violentas, consecuencia de la llamada guerra contra el narco, y por ello en el inicio se guardó un minuto de silencio.

Cerca de las 7:30 pm arrancó la marcha del Cecut hacia el monumento a Lázaro Cárdenas, en el Paseo de los Héroes, caminando sobre la acera. No hubo consignas, pero sí la reflexión entre los marchantes respecto a la necesidad de que la violencia pare, de que las estrategias del gobierno sean otras.

"¿Qué es eso?", preguntó un niño a quien cargaba el logo de la campaña No Más Sangre. Al explicarle dijo "mejor hubieras puesto a un señor disparándole a otro". Ante ello, otra de las manifestantes opinó "qué feo que los niños crezcan así, con esos referentes, entre tanta violencia".

Algunos de los menores que caminaron en la marcha son víctimas directas de la inseguridad pues sus hermanos, tíos o padres forman parte de la larga lista de personas desaparecidas, personas levantadas de forma violenta sin rastro alguno. Y tienen años en espera de una respuesta, de cualquier pista que dé con el paradero de sus familiares, así sea para encontrar sus restos.

Una de las madres en esa espera explicó que son muchos años los que llevan con la tristeza pero sin perder la esperanza, sin dejar de lado el reclamo de soluciones a los encargados de procurar justicia. "No sabemos si lo que hacemos es lo correcto, no sabemos si dará resultados, pero lo intentamos", expresó y enseguida indicó (apuntando a una de las fotografías en las lonas) "el de blanco es mi hijo".

La marcha transcurrió tranquila y a oscuras pues la convocatoria se hizo el mismo miércoles 6 de abril. Los automovilistas fueron respetuosos e incluso policías motorizados detuvieron el tráfico en dos cruceros para dejar pasar el contingente. La Marcha por la Paz en Tijuana concluyó a las 9 de la noche.

Anuncian temporada de teatro para niños

por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota en La Ch: AQUÍ
Enlace
Temas considerados de la nueva dramaturgia para niños, como el abuso infantil o la falta de comunicación entre padres e hijos, son algunos de los que abordarán grupos teatrales de diversas ciudades del país y del extranjero en la III Semana de Teatro para Niños, a realizarse del 10 al 16 de abril en sedes como el ICBC y la UABC.

Michel Guerra, directora del Colectivo Teatro en Espiral y coordinadora de esta semana teatral, presentó el programa de este año, el cual contempla participaciones de compañías de España, Bélgica, Michoacán, Jalisco y Baja California.

Estos grupos ofrecerán montajes dirigidos especialmente a los niños, incluso algunos a los bebés mediante técnicas de estimulación temprana encaminadas al desarrollo cognitivo de los infantes.

El objetivo de este encuentro no es únicamente entretener y acercar a los menores y sus familias al teatro, sino además abordar situaciones que los niños pueden estar viviendo desconociendo que aquello es indebido, como el abuso infantil. De tal manera que mediante las puestas en escena los hacedores de teatro dotarán de herramientas a los niños para que diferencien lo correcto de lo incorrecto, y así puedan defender su integridad.

Tal es el caso de la obra 'No tocar', de la compañía tapatía de mismo nombre. En ella los actores van guiando a su público infantil en el tema de las agresiones sexuales pero dentro de los referentes de los niños, para que ellos mismos comprendan cuándo están siendo abusados. La pregunta fundamental es ¿las caricias duelen?; de ahí la obra 'No tocar' parte para informarles qué hacer si se encuentran en esa situación o si un amiguito les ha platicado algo similar.

Otro montaje enfocado a ayudar a los niños para que puedan expresar sus inseguridades o temores es 'Pipí', una obra donde el tema central es la incontinencia urinaria, es decir, niños en edad preescolar y primaria que se orinan en la cama. Esta puesta en escena también vendrá de Guadalajara y es presentada por el grupo A La Deriva Teatro. Aquí se busca que los niños superen ese problema, dialoguen con sus padres y que los propios padres sean comprensivos en lugar de reprenderlos.

Así la lista de obras continúa hasta sumar siete. Pero no sólo habrá actividades sobre el escenario en esta Semana de Teatro para Niños, también se realizarán talleres, mesas de diálogo y ponencias en las que expertos hablarán sobre los retos y perspectivas de este género teatral, entre ellos cómo manejar los temas tabú, la danza como vehículo formativo en la primera infancia, y el papel de la escuela en el teatro para niños.

Los coordinadores de esta semana, Michelle Guerra y Raymundo Garduño (asimismo del Colectivo Teatro en Espiral), son unos comprometidos con la niñez y defensores del arte como influencia en el desarrollo de la infancia, y por ello invitan a los padres de familia, maestros y escuelas preescolar y primaria a que acudan a las actividades a realizar a partir del 10 de abril en Tijuana.

Informes sobre el programa detallado al teléfono 900.62.10 ó en las instalaciones del Instituto de Cultura de Baja California (en Centro de Gobierno).

miércoles, 6 de abril de 2011

Och8 Preguntas Con… Adal Ramones


por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Nota publicada en La Guía Tijuana: AQUÍ

Conductor, productor, actor, comediante, padre, esposo, viajero… El regiomontano Adal Ramones juega muchos roles en su vida y aun así logra equilibrar el mundo profesional y el personal, pues en su agenda cumple con los compromisos frente a las cámaras pero cuando los reflectores se apagan dedica el tiempo a su familia, a informarse sobre el acontecer actual y a relajarse.

1. Ahora que va a regresar Otro Rollo ¿el programa respetará el perfil inicial?

Tiene que, yo creo que sería como tratar de encontrar el hilo negro y podríamos fallar en eso, y lo otro es que tampoco podemos malabarear tanto con el género del talkshow. Vamos a tener que respetar mucho eso… El regreso de Otro Rollo estaba planeado para mayo o junio y lo vamos a correr como para agosto.

2. ¿La comedia por qué te ha atraído?

A mí siempre me gustó ser el payaso en mi casa, siempre, y el de la escuela, me agradó mucho saber que le podía sacar risas a mis hermanos, a mi familia. Así que creo que por ahí nació eso, y que me gustaba más ver reír a la gente que verla llorar, definitivamente, me agradaba más eso.

3. ¿Qué cine es el que más consumes como espectador?

Desgraciadamente por el mercado que hay en las pantallas comerciales pues obviamente consumo más cine comercial. Los espacios para cine de arte son más reducidos, en la misma renta de películas también. Inclusive ahora las tiendas conocidas de venta de videos están tratando de poner un género de cine de arte, cosa que se agradece, pero creo que cuando quieres ver cine de arte hay salas de cine o las muestras cinematográficas internacionales. Ahora traemos la película ‘Martín al amanecer’, que es mi primer protagónico, la dirige Juan Carlos Carrazco. Es una película que podríamos considerar cine de arte, no es una película comercial.

4. Fuera de las cámaras y los micrófonos ¿qué otras actividades realizas?

Siempre he sido lector, me encanta poder relajarme leyendo, y otra cosa que me encanta ahora en esta vida que ya no es la de soltero de hace 12 ó 13 años, es convivir en familia, yo no lo hacía tanto. Para mí el descubrir otro mundo, el tener hijos y tener familia es algo que me encantó, me gusta saber que hay quién me espera y que hay quién lleva mi sangre, eso es genial, no lo había vivido y ahora por segunda ocasión desde hace 6 meses de que estoy con Diego estoy feliz.

5. Y por otro lado ¿qué situaciones te angustian, te indignan o te preocupan?

Yo creo que sobre todo la injusticia. Siempre he aborrecido que pueda haber criminales de cuello blanco… Se llenan tanto las páginas de la nota roja con el criminal de masas, cuando también hay criminales de dinero, criminales que se pueden llevar los ahorros de todo mundo, hay criminales que juegan con los presupuestos de estados, municipios, de países como el nuestro. Creo que eso es lo que más me indigna, el hecho que puedan salir impunes, que no se les haga un juicio, que exgobernadores y expresidentes tengan hasta nombres de calles, eso es indignante. Pero creo que a partir de estas nuevas generaciones más instruidas, más leídas en cuanto a las noticias, creo que va a ocurrir próximamente algún juicio político, han caído pocos gobernadores y de repente ves funcionarios agarrados en corruptelas, pero los grandes capos de la política siguen ahí impunes, creo que no va a pasar mucho para que veamos a uno de los grandes tras las rejas.

6. ¿Qué tipo de comida te gusta más?

Ah caray, a mí me gusta de todo, pero cocinar: la italiana, me encanta cocinar pastas. Y otra cosa que me encanta, que mato por ellos, es todo lo que son pescados y mariscos, y claro, con la chela a un lado.

7. ¿Qué países a los que has viajado te han dejado mejores memorias?

Yo creo que Tailandia, Turquía, África… creo que todos llevaron su momento mágico con Gaby, ahora vienen ya los viajes a donde voy con mi hija, que ya hemos ido como 5 veces a Disney, pero los viajes ahora ya no están siendo Disney: acabamos de ir a Perú, a Machu Picchu, al Amazonas, y nos vamos a ir a esquiar toda la familia. Me gusta mucho viajar pero sobre todo saber que compartimos y saber que hay fotografías que van a perdurar.

8. ¿Practicas algún deporte?

No practico algún deporte, a mí lo que me gusta es la pesca, pero no lo hago como deporte, y fui un niño de excursiones, a mí me encantó escalar en rocas y todo eso. No lo hago ahora porque no hay tiempo y no me gustaría caerme, ya no.