jueves, 14 de abril de 2011

Tijuana también está 'Hasta la Madre'


por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Crónica publicada en Bitácora: AQUÍ

Un par de días antes del miércoles 6 de abril, decenas de ciudades del país y del extranjero empezaron a organizarse para llevar a cabo una Marcha por la Paz frente a la creciente violencia en México, resultado de la llamada guerra contra el narco, pero en esa lista de ciudades no figuraba Tijuana, por lo que muchos creyeron esta frontera se ausentaría del llamado nacional, cuya finalidad fue reclamar -a las autoridades y al crimen organizado- No Más Sangre, decir que como país ‘Estamos Hasta la Madre’.

Sin embargo, el mismo día en que ciudades del centro del país ya estaban concentrando grandes cantidades de personas para dicha manifestación pacífica, en Tijuana la Asociación de Ciudadanos Contra la Impunidad A.C. y el promotor cultural Fernando De la Cruz invitaron vía internet a los tijuanenses a sumarse a esta marcha, la cual inicialmente fue impulsada por el poeta Javier Sicilia (tras el secuestro, tortura y asesinato de su hijo en Morelos) encontrando eco en activistas y ciudadanos de casi todos los estados de la república.

Los convocantes citaron al encuentro en la explanada del Cecut, en punto de las 7:00 pm del miércoles 6 de abril. Allí, poco a poco fueron llegando miembros de la Asociación de Ciudadanos Contra la Impunidad, la cual se conforma por víctimas de la inseguridad: madres y padres que buscan a sus hijos desaparecidos; familiares de hombres y mujeres (adultos y jóvenes) que hace años fueron levantados con lujo de violencia en Tijuana, sin que las autoridades den respuesta alguna.

Exhibiendo lonas con los rostros de sus desaparecidos, los integrantes de la asociación se acomodaron junto a ‘La Bola’ del Cecut en espera del inicio de la marcha. También llegaron medios de comunicación (para registrar el arranque) y personas solidarias con esta causa, pues sin duda la violencia, la corrupción, la impunidad es preocupación de todos los mexicanos.

Hubo personas -que no pertenecen a la asociación- que cargaron imágenes del movimiento No Más Sangre; otras, frases como Fuera Calderón Asesino y Legalización de las Drogas, defendiendo la postura de que los delitos de alto impacto y los agravios a la sociedad disminuirían si se tomaran medidas legislativas en torno al consumo y venta de drogas, en lugar de militarizar las calles y hacer del país entero un campo de guerra (donde ya se contabilizan más de 35 mil muertes violentas bajo la justificación por parte del gobierno federal de “que la droga no llegue a tus hijos”).

Alrededor de 70 personas acudieron a la marcha, que inició con un minuto de silencio como acto solidario hacia los cientos de miles de mexicanos enlutados a causa del “combate frontal contra el crimen organizado” emprendido por la presidencia de la república.

Algunas palabras fueron pronunciadas por Fernando De la Cruz y la señora Cristina Palacios (presidenta de la Asociación de Ciudadanos Contra la Impunidad) refiriéndose a la necesidad de levantar la voz ante la falta de respuestas. Añadieron que con la marcha, Tijuana se hermanaría con las otras 50 ciudades de México y el mundo que atendieron el llamado de Sicilia y el reclamo de la población.

El grupo avanzó a oscuras por la banqueta hacia el monumento a Lázaro Cárdenas, en el Paseo de los Héroes, sin alterar el orden ni gritar consignas. Simplemente haciendo evidente el motivo de la marcha mediante los mensajes expuestos en lonas, cartulinas y hojas.

Iban reflexionando acerca de la realidad del país, de la falta de verdad, de las fallidas estrategias calderonistas y de la falsa idea de que en Tijuana todo está tranquilo. Madres y abuelas hablaban con los menores (cuyos hermanos, tíos, padres han desaparecido) acerca de la importancia de reconocer las injusticias y no quedarse de brazos cruzados. “Cuando seas grande vas a ser más inteligente porque ya vas a saber qué hacer”, dijo una mujer a su hija mientras marchaban.

Al llegar al monumento a Lázaro Cárdenas, en las afueras de la preparatoria federal de mismo nombre, los marchantes se detuvieron para documentar el hecho con sus propias cámaras; y enseguida emprendieron el regreso hacia el punto de partida.

Hubo policía motorizada deteniendo el tránsito vehicular en dos calles para dejar pasar la Marcha por la Paz en Tijuana, aunque en general los automovilistas fueron respetuosos al paso de los manifestantes, de los cuales algunos aprovecharon para repartir volantes con información sobre qué hacer en caso de que un ser querido sea secuestrado.

El fin se dio a las 9 de la noche nuevamente junto a ‘La Bola’, donde los marchantes se congratularon de haber llevado a cabo este acto solidario, comprometiéndose a continuar atendiendo los llamados ciudadanos en exigencia de paz, justicia y verdad.

No hay comentarios: