domingo, 9 de octubre de 2011

Casas migrantes, una luz al final del túnel

por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Publicada en Distintas Latitudes: AQUÍ

“Yo venía a Estados Unidos a cruzar para como todos buscar el sueño americano, por un futuro mejor, por darle un futuro mejor a tu familia, a tus hermanos, y luego tener aunque sea algo para ti, un futuro para ti”. Rosa llegó a Tijuana por segunda ocasión hace 5 meses, después de atravesar la república mexicana, Guatemala y parte de su país, Honduras. Ya hace 2 años lo había intentado, pero en su ingenuidad/necesidad de indocumentada (o, mejor dicho, de “documentada” con pasaporte falso proporcionado por un coyote) trató ingresar a los Estados Unidos por la garita de San Ysidro, donde fue detenida por autoridades estadunidenses, encarcelada durante 6 meses en San Diego y deportada hasta Centroamérica. En marzo de este año decidió aventurarse nuevamente, ahora acompañada por su tío y un par de paisanos hondureños que –como ella– no han encontrado forma de sostenerse en su lugar de origen. Pero su experiencia esta vez ha sido más amarga: no sólo no ha podido entrar al país que cree le resolverá sus carencias económicas sino que en su trayecto de Chiapas a Veracruz fue secuestrada por quienes supone pertenecen a los Zetas.

Al platicar con los migrantes uno no alcanza a adivinar los testimonios con los que se puede hallar. Llegan a la frontera (si es que llegan) con heridas profundas, físicas y emocionales; llegan en su camino hacia el norte o ya expulsados del país de las ilusiones. Rosa me habló de su trayecto de Honduras a Tijuana conteniendo las lágrimas, con voz quedita, retraída en sus movimientos, algo nerviosa; narraba su supervivencia mientras al fondo escuchábamos algunos cánticos de las religiosas que presiden la casa del migrante donde estaba albergada. “A nosotros nos secuestraron y nosotros nos escapamos. Estuvimos tres días. Mi tío me abandonó, porque me dijo que era muy difícil, dijo que si me hacían algo como querer abusar de mí, que si actuaba a salvarme lo podían matar, pero gracias a dios no abusaron de mí ni de la otra muchacha, no nos torturaron, simplemente como a mi tío le iban a mandar dinero fuimos a otro pueblo con uno de ellos y se descuidó y nos escapamos los cuatro. Ese mismo día que nos escapamos venían por nosotros; a las mujeres, como éramos dos, nos iban a mandar para Monterrey donde está la mafia”. Después de echarse a correr se refugiaron en una iglesia, ya Rosa con una crisis nerviosa. Ahí fue cuando se separaron: la pareja tomó camino y su tío se entregó a las autoridades mexicanas de migración para que lo deportaran a Honduras.

Pueblo de tierra (casi fantasma de tan solitario), con casas subterráneas, en un estado sureño que no conoce o no quiso mencionar, cocinando para los criminales y los otros 30 migrantes levantados que alcanzó a contar, una avioneta que cayó donde iba –escuchó– un médico que les extraería los órganos. Son sus recuerdos de tres días de secuestrada. Mucho temor. “Ahora uno tiene miedo de entrar a los pueblos humildes, ahí es donde se están escondiendo los mafiosos, en los pueblitos, en las serranías, son pueblitos de tierra, nadie te va a encontrar, nadie sabe que estás ahí, pueblitos que no aparentan, de gente pobre, ya los tienen a todos atemorizados, ahí es donde están”. Pero Rosa, de 28 años, no claudicó en su travesía hacia Tijuana porque además de sus intenciones por llegar a los Estados Unidos tenía otro objetivo: rescatar a uno de sus hermanos, migrante que (como tantos) no logró cruzar y quedó perdido en la ciudad, entre las drogas y la prostitución. Con la ayuda de los grupos promigrantes consiguió sacarlo. Ahora Rosa no sabe si volverá intentar cruzar al otro lado, porque tiene miedo, porque es caro, porque no hay garantías de llegar, porque puede morir en el intento. “Honduras está bonito, sí secuestran gente pero gente de alcaldes, gente adinerada, pero aquí no, aquí México está mucho peor porque aquí de nada quieren sacar dinero los Zetas. Allá hay pandillas pero en las ciudades más grandes, donde vivo nada más hay narcos, si no te metes con ellos no te van a hacer nada. En todos lados se ve eso, pero el crimen organizado se ve más peor en México. Aquí los coyotes es una sola red con los narcotraficantes, porque de lo que sea quieren sacar dinero”.

De norte a sur a norte…

“No puedo volver supuestamente, pero al ratito nos vamos si dios quiere, ya otra vez a intentar a ver cómo nos va, primeramente dios espero que bien”. A Leticia y Lucina, mexicanas, las conocí el día que intentarían volver a cruzar de forma ilegal. Ellas carecen de papeles en los Estados Unidos y por eso han sido expulsadas del país en el que han vivido durante 15 y 30 años, respectivamente. Allá, en California, está su vida: hijos (con la ciudadanía estadunidense), amistades, trabajo, hermanos, padres y exmaridos. Leticia ingresó de forma ilegal a sus 13 años y no había vuelto a México desde entonces. Pero este año, con una hija preadolescente que dejó encargada a su expareja, quiso volver a Guadalajara para reencontrarse con su familia, lo que logró tras más de una década de ausencia. Sin embargo, de regreso hacia su casa californiana se encontró con que las autoridades migratorias le negaron el acceso vetándole además cualquier petición de visa por los siguientes 5 años.

La historia de Lucina es un poco distinta: ella no tenía intenciones (como Leticia) de volver a México, sino que fue detenida al realizar un pago administrativo de gobierno en el condado donde radica desde 1979. Estuvo casada con un ciudadano americano y por eso tuvo documentos que acreditaban su legitimidad en los Estados Unidos por muchos años; hasta que se divorció y el exmarido –narra Lucina– le quitó los papeles. Ella tiene cinco hijos, todos americanos, y a principios de agosto fue dejada en la puerta de entrada a Tijuana, “donde empieza la patria”, en calidad de deportada, trasladada por los migras a una ciudad que no conoce y con únicamente 2 dólares en la bolsa. A ambas las asistió el Grupo Beta, el cual después de ofrecerles un café y alimentos las condujo al Instituto Madre Assunta A.C., una casa para mujeres y niños migrantes.

Lucina teme no volver a su casa en California y ante ello su única preocupación son sus hijos, en especial los más chicos. “Ya mis hijos grandes tienen su vida, pero yo he pensado ¿y mis hijos pequeños? Todavía al más chiquito lo puedo dominar porque tiene 6 años, si digo ‘me lo llevo’ pues me lo llevo, pero el de 16 años es difícil, ¿cómo quitarles su vida que conocen allá? Entonces de a tiro para qué lo traigo a México, y al otro también, tendría que pensarlo”. Lo mismo pasa con Leticia, porque –aunque la mayor parte de su vida ha estado en un país donde no nació– se sigue sintiendo mexicana. “Aquí en México está lo que a mí me gusta, me siento a gusto, simplemente pues mi hija, la escuela, el estudio, si yo consiguiera un buen trabajo yo me quedara aquí, pero ya no tengo que ver por mí sino por ella”.

Tijuana es la ciudad que más repatriados recibe, de hecho por esta ciudad entran más deportados que por cualquier otro estado fronterizo. Tan sólo en el 2010 se realizaron 133 mil actos de repatriación (un total de 189 mil por Baja California) y según datos del Instituto Nacional de Migración en su delegación estatal la cifra ha bajado en un 20% en lo que va del 2011. Pero ésa no es la percepción de Lucina y Leticia, ni de la trabajadora social Mary Galván, que labora con las mujeres migrantes en el instituto. Ellas coinciden en que las políticas migratorias de los Estados Unidos se han endurecido; incluso Lucina y Leticia tienen inconformidad con la administración de Obama, pues lejos de ayudar a los indocumentados se les ha perseguido. “Todos mis hermanos y mis papás son ciudadanos y cuando votaron pues votaron por él, pero no porque a ellos les fuera a beneficiar sino para que yo y los que no tenemos papeles nos arreglemos, pero no sirvió de nada, ahora con la reelección creo que ni medio voto va a agarrar de ellos. Como vienen las elecciones ya empieza a prometer que va a dar permisos de trabajo, ya empieza a hablar cuando en el pasado no hizo nada. Al contrario, demasiadas deportaciones”.

Un hogar temporal

El Instituto Madre Assunta se fundó en Tijuana en 1994 enfocado a dar refugio temporal a las mujeres y sus hijos (sin importar nacionalidad) que en su paso hacia los Estados Unidos no tuvieran donde quedarse. Fue un año de crisis económica en el país y por lo tanto de gran flujo migratorio de sur a norte. Varios factores convergieron para que la migración fuera tan abundante por esos tiempos: por un lado, la crisis en México; pero por otro, la “facilidad” para cruzar sin documentos, pues no sólo no había un resguardo tan celoso de la frontera sino que la inseguridad no había alcanzado los niveles de esta década. Era menos incierto, pues, y los principales riesgos podían ser sucumbir al transitar por los desiertos o montañas: perderse, deshidratarse, sufrir quemaduras por el sol… Hubo quienes hasta por la playa, caminando por la orilla cual turistas, ingresaron a California. Pero esto cambió, de principio por las políticas antiinmigrantes en los Estados Unidos al implementar la Operación Guardián (justamente en 1994 ante la numerosa llegada de migrantes), que consistió en incrementar la guardia en los límites con México, sumando custodios y bardas a la frontera. La xenofobia fue creciendo entre los estadunidenses y con el tiempo se conformó un grupo ciudadano de vigilancia denominado Minuteman, que en ese afán por “defender” la frontera ha cometido incontables atropellos hacia los migrantes, incluso asesinatos. En 2001 ocurrió el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York y con él todo acceso a los Estados Unidos fue blindado, acrecentando asimismo la seguridad y la barbarie de los agentes de la patrulla fronteriza.

Todo ello ha impactado también en las casas del migrante respecto a quienes alberga: ahora, como indica Mary Galván (trabajadora social del Instituto Madre Assunta), un 99% de las mujeres que reciben son deportadas. “En la actualidad está habiendo muchísimas deportaciones, la gran mayoría es gente que están sacando por el endurecimiento de la política migratoria, hay redadas, por cualquier felonía te detienen, incluso de tránsito, y te sacan del país”. La separación de madres e hijos es una constante entre los casos de repatriación y esto ha ocasionado un shock emocional en las mujeres, que muchas veces son repatriadas a una patria que no sienten suya. “Son mujeres que han vivido por más de 15, 20 ó 25 años en los Estados Unidos y prácticamente allá tienen hecha su vida, y sus hijos se quedaron allá, esto es lo grave del problema porque ellas dicen ‘bueno, me puedo adaptar a estar sin lo que sea pero no me puedo adaptar a estar sin mis hijos’, y resulta que los hijos no quieren venirse a un país que no conocen y que no es de ellos, porque no se adaptarían ni al idioma ni a la cultura ni tampoco a la pobreza que existe en nuestro país, desgraciadamente eso es una realidad”.

En el albergue (que se sostiene por donativos de fundaciones, del DIF y una pequeña partida del Gobierno del Estado) han procurado ofrecer un apoyo integral más allá de la asistencia social: además de tener un lugar donde dormir, comer y asearse, las migrantes reciben atención médica, pláticas sobre salud y riesgos de cruce, orientación psicológica, asesoría legal para las deportadas, comunicación con sus familias mediante teléfono, chat o email, y una bolsa de trabajo para quienes lo requieran.

Y las residentes de allí lo agradecen: se sienten seguras, apoyadas y hasta queridas por las religiosas y trabajadoras del lugar. Para Rosa es su segundo hogar: “Desde que me acogieron en esta casa yo me sentí muy bien, si no existieran estos albergues entonces ¿a dónde nosotros fuéramos a dar? porque en un hotel no es seguro y luego se te acaba el dinero, te quedas sin techo, totalmente en la calle. Aquí me han apoyado, me han querido casi como una hija, realmente las madres me tienen mucho aprecio y yo a ellas”. Leticia y Lucina, previo a su última misa en el instituto antes de intentar regresar con sus hijos, se encomiendan a dios para llegar a California y desde allá ser ellas quienes ayuden a la casa que las amparó: “Nos dijo la madre que ésta es nuestra casa, que cuantas veces necesitáramos ayuda aquí tenemos nuestra casa, que íbamos a ser recibidas, pero espero en dios ya no la necesitemos y después nosotros poderla ayudar a ella, ya no ella a nosotros”.

Dando y dando, pajarito volando


por Melina Amao
Publicado en Diez4: AQUÍ

¿Se puede comprar amor? Propiamente lo que se conoce como amor (ese sentimiento profundo de afectividad, esa compatibilidad con otro ser) no se puede comprar, el amor verdadero es priceless, y se vale suspirar. Lo que sí se puede adquirir es la ilusión de amor mediante encuentros y productos que generan satisfacción física o mental. Así existen varias opciones a la mano, que van de la cita a ciegas al sexoservicio, pasando por chats (telefónicos o cibernéticos) para compartir detalles íntimos y sentirse -aunque sea por un momento- comprendidos, amados, deseados.

Es que todos necesitamos cariño y placer (¿a poco no?) y si no se ha podido encontrar de forma convencional hay quienes optan por hallarlo a través de transacciones mercantiles o se aventuran a pactar encuentros con desconocidos.

Desde el cibermundo

“Busco nuevas experiencias w4mw” dice el título del anuncio que subí a Craigslist. Hice el experimento de anunciarme como una chica bisexual en busca de nuevas experiencias y las respuestas no se hicieron esperar. El primer día obtuve 15 propuestas: fotografías de cuerpos enteros y rostros (algunos muy guapetones, de hecho), números telefónicos, domicilios, preguntas sobre mis intenciones o mis “especiales” (por si cobraba). Pero lo que más recibí fueron fotos de genitales (dicks y pussys) como pa’ convencerme.

Mi descripción dice así: “Para este Valentine’s Day busco nuevas experiencias eróticas. Soy amigable, cariñosa, apasionada y muy sociable. Cabello castaño, ojos color miel, delgada y piel clara. Me gusta conocer gente, ir al cine, bailar, caminar por la playa y pasear en bici. Mi color favorito es el morado, escucho todo tipo de música y colecciono lencería porque me encanta verme sexy”.

Y éstas fueron algunas respuestas:

“Hola preciosa, mi esposa es bi curiosa, estamos dispuestos a salir por unas beers y si todo va smooth pues ke se haga lo ke sigue. Tenemos 27 años”.

“Podemos ir a conocernos, mi novia está nalgona y tiene unas tetas de 40dd y es bien cachonda, tiene 23 años”.

“Guapa, me gustaría que disfrutemos San Valentín juntos, qué dices. Te anexo una foto de lo que pudieras gozar hasta que ya no puedas más”.
“Nosotros hemos experimentado y nos ha gustado mucho, pero no hemos encontrado alguien con quien llevarlo más lejos. Créeme que será muy divertido estar los 3 juntos”.

“Si te parece seduces a mi esposa, yo puedo quedarme quieto hasta que ambas se sientan cómodas y quieran que participe”.

“Me gustaría ir a bailar contigo sabiendo que tienes lencería sexy bajo tu ropa, vamos?”.

“Me encanta complacer y soy muy bueno para dar sexo oral, además estoy en buena condición y puedo coger por horas ☺ mándame un texto al tel ***…”.

“Ella: 26 años. 1.60 de estatura. piel clara. pechos grandes. nalgas grandes. Yo: 27 años. 1.70 de estatura. piel morena. 18.5 cm de largo”.

“Mami, me gustaría llevarte de compras a Victoria’s Secrets y ver cuando te estés probando tu ropita”.

“Mi novio sabe que quieres estar con él y una mujer. Yo también soy bisexual”.

“Buscamos una chica que sea nuestra amiguita, tenemos 41 años. Sólo diversión sana, tres juntitos en cama, besos y caricias, sin cosas locas. Te interesa?”

Tentadores ofrecimientos, 81 en total. Concluí que es una alternativa efectiva porque hay mucha disposición e información personal, aunque la confiabilidad es dudosa dado lo fácil de inventar una identidad. Aún así algunos piensan que vale la pena arriesgarse (sé de unos esposos que se conocieron en Craigslist), pero hay que estar precavidos: algunos anuncios pueden resultar en meras estafas.

Te llaman calle

Si se quiere ir a la segura en esto del encuentro pasional está el sexoservicio (la prostitución, pues), que es la forma más directa de “comprar amor” porque consiste en intercambiar sexo por dinero.

Muchos creen que sólo lo practican mujeres (llamadas prostitutas, putas, meretrices, pirujas, rameras, zorras, sexoservidoras, paraditas), pero también se prostituyen hombres y transexuales (y si eres muy ingenuo te puede salir gato por liebre).

En Tijuana la Dirección Municipal de Salud expide tarjetas de afiliación a los trabajadores del sexo (tras descartar enfermedades) y en sus registros cuentan con una población cercana a los 6 mil 300 sexoservidores.

Aunque esta cifra se eleva (sepa hasta cuánto) con todos los prostitutos clandestinos: esos que trabajan a domicilio, en sus casas, en hoteles o también en las calles y en los antros.

Caminar por la Zona Norte basta para darse cuenta de la numerosa cantidad de sexoservidores alquilándose por distintas tarifas, casi todas determinadas por el tiempo y no por el jale. O sea: te cobran por media hora y durante ese tiempo el trabajito puede ser muy variado (oral, vaginal, anal).

La exuberante Azul Ayelet, por ejemplo, se cotiza en Las Adelitas por 60 dólares y me platicó que sus clientes le piden mayormente sexo oral. Lo siguiente son posiciones, siendo la más popular la de perrito. “Lo normal”, me dijo con todo aburrimiento mientras se maquillaba.

Después de interrogarla me preguntó “¿quieres trabajar?”. Respondí un “no, gracias” pero entendí que ese mercado sigue en incremento, lo cual me confirmó el Jefe de Control Sanitario, Manuel Mayor Noriega, al decir que los sexoservidores aumentan en proporción al crecimiento poblacional.

Más vale solo…

Existe un tipo de amor que se adquiere sin problema alguno, es fiel y de larga duración: los sextoys. Bueno, no hay contacto humano; y por eso mismo tampoco hay peligro de ser timados o contagiados.

Los condones y lubricantes son los productos más vendidos en los sexshops, pero la especialidad de la casa son los vibradores. Las tiendas para adultos que cuentan con mayor variedad de mercancía son Love Boutique y Sex Shop in the City, en donde el personal explica con toda discreción las funciones de cada juguetillo.

Hay dildos, puchas, sexdolls, películas, disfraces y toda clase de fetiches heterosexuales y homosexuales, con precios que van desde 120 pesos hasta 1,600. Uno de los aparatejos más exóticos es un vibrador Xtasy que ofrece doble penetración y tripe estimulación (que tu imaginación vuele).

Quienes están al frente de estos establecimientos notan que su clientela principal son mujeres aunque en términos generales consideran que predomina el prejuicio, lo que impide a las personas explorar plenamente su sexualidad (y a los sexshops, vender).

Pero es fácil romper el tabú, basta acudir a una de estas tiendas. Quién quita y te convences que nada malo tiene aderezar el placer sexual, al fin que con puerta cerrada cada quien que haga de su cola un papalote.

Club Tijuana asciende y ¿Hank también?

por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Publicada en Distintas Latitudes: AQUÍ

“Tijuana campeón”. Qué bonito sonó aquello el sábado 21 de mayo de 2011. Fecha histórica para quienes vivimos en esta ciudad fronteriza; fecha histórica incluso para el futbol mexicano: se sumó a la Primera División un club tijuanense, los Xoloitzcuintles de Caliente, popularmente identificado como Los Xolos (con la letra “x” en sonido “ch”). Hace unos años, tras atestiguar los sinsabores de otros clubes de Tijuana (fallidos intentos por generar posibilidades de ascenso a la primera división, por generar afición), nadie hubiera imaginado que de acá llegaría un equipo a jugar en lo que llaman el Máximo Circuito del futbol en México; pero sucedió. Pasó hace apenas unos meses y pasó gracias (claro) al esfuerzo de los futbolistas, de entrenadores, de presupuestos millonarios y, además, (los jugadores que integran el club no pueden dejar de mencionarlo) del público: esos miles de radicados en la ciudad (unos nacidos aquí, otros –muchos otros– no) que acudieron, primero tímidamente, incrédulos, a un estadio en construcción, y que al paso de los torneos fueron llenando las gradas hasta hacer de aquella instalación un auténtico recinto del futbol profesional con gran vitalidad (boletos agotados en cada cita, porras vitoreando los 90 minutos, familias con niños, funcionarios en horario de labores, estudiantes ‘pinteándose’ las clases, cánticos organizados, camisetas rojinegras… escenas que no se veían en ningún otro estadio del resto de los clubes que se disputaban en la Liga de Ascenso su pase a Primera).

Se empezó a sentir “la pasión” y los noticieros locales hablaron de ello.

Los Xolos –y lo reconocen en cada oportunidad– refieren a una fanaticada respetuosa que no ha causado altercados, y agradecen el apoyo de los tijuanenses. Y los tijuanenses, al menos esos tijuanenses (los fieles, los fans), corresponden con gratitud tengamos acá un divertimento que causa orgullo (porque lo sabemos: el futbol en México –como en casi toda América Latina– es cosa seria, casi una religión) y que empieza a adquirir valor como un símbolo identitario, de unidad, en una de las fronteras que concentra la mayor diversidad de procedencias (“ciudad de migrantes”, al cabo). El agradecimiento fue y es, en principio, para quienes metieron los goles, pero enseguida hubo que voltear a ver a quien hizo posible semejante logro (impensable por tantos años), al que tuvo la ocurrencia de crear un club, al que lo financió, al que construyó en sus terrenos un estadio, al que bautizó al equipo con tan complejo nombre que poco tiene que ver con la región norteña del país.

Ese hombre es Jorge Hank Rhon, empresario y político priísta, excéntrico y millonario, hijo de Carlos Hank González (quien fuera potentado líder del PRI en el Estado de México). Ésa ha resultado la verdadera figura detrás del triunfo, detrás de la feliz frase que aún reza “Tijuana campeón” (pese a que el título de presidente del Club Xoloitzcuintles lo tenga su hijo –uno de los diecinueve– Jorge Alberto Hank Inzunza).

Jorge Hank Rhon no ha sido en absoluto un hombre discreto; por el contrario, derrocha vistosidad. Fue alcalde de Tijuana de 2004 a 2006 (dos años porque enseguida contendió en 2007 por la gubernatura de Baja California… que perdió), logrando con ello la recuperación del poder para el priismo en la ciudad, pues desde 1989 no hubo quien despojara al PAN de la alcaldía de Tijuana. Pero antes de esa etapa de obligada vida pública (plagada de polémicas y burdas declaraciones que rayaron en la burla y la misoginia), Hank era ya personalidad fácilmente identificable en la región, el país y en el extranjero: dueño de casinos, de un galgódromo, hoteles, plazas comerciales, agencia de viajes, un colegio e incluso de un zoológico, Jorge Hank ha sido señalado –sobre todo por directivos del enérgico Semanario Zeta– como responsable del asesinato al periodista Héctor “El Gato” Félix Miranda –fundador del semanario–, baleado en 1988. Y si bien tal acusación no se ha podido confirmar al interior del sistema de procuración de justicia, existen lazos en el caso que sin duda despiertan suspicacias: “El Gato” Félix publicaba una columna donde acusaba a Hank de enriquecimiento ilícito y, además, (acaso la relación que más salta a la vista) fue sentenciado como autor material del homicidio quien fungiera entonces como jefe de escoltas de Jorge Hank, el señor Antonio Vera Palestina.

Otro más de los escándalos que ha protagonizado el empresario, nacido en Toluca, Estado de México, tuvo lugar en 1997 cuando autoridades locales le decomisaron un tigre blanco siberiano e iniciaron una investigación en su contra por tráfico de animales exóticos. Así llegamos al ejemplo más actual de su notoriedad: el 4 de junio pasado, a tan sólo dos semanas del festejo por el ascenso de Los Xolos, el ejército detuvo al acaudalado en su mansión (junto con diez personas más), lo arraigaron, lo acusaron públicamente por acopio de armas, lo trasladaron a la capital del país, lo regresaron al estado de Baja California para ingresarlo a una penitenciaría de mediana seguridad en Tecate, lo liberaron –sólo para volver a ser detenido (si bien ahora por autoridades estatales) acusado de estar involucrado en el asesinato de una joven (a quien relacionaron con otro de sus hijos)–, y, por último, lo liberaron. Fueron diez días de una telenovela que todo el país, pero principalmente toda la ciudad, estuvo siguiendo en medio de desinformaciones, inconsistencias y demasiadas especulaciones. Unos salieron a las calles a manifestarse a favor y a juntar firmas de apoyo. Otros clamaron justicia pidiendo, mediante columnas periodísticas, conservar preso al afamado. Otros más nos quedamos observando.

Ése es el héroe del futbol tijuanense. El admirado, seguido e idolatrado héroe que los fieles defienden a ultranza, fieles que muchos acusan de acarreados y desmemoriados, porque ¿cómo escudar a alguien con semejantes antecedentes, un arquetipo de mafioso, de típico villano opulento y cínico? Tengo algunas conjeturas (que marginan a quienes se solidarizan por tener un interés político, o sea, todos los priistas y aspirantes a priistas): el Grupo Caliente, firma de la familia Hank Rhon, es una empresa generadora de 7 mil 500 empleos en la entidad y sostiene vínculos con otras compañías, extendiendo sus lazos comerciales a numerosos sectores. Eso por un lado (es lo obvio, lo directo); por el otro, su esposa, María Elvia Amaya, creó la Fundación Por Ayudar A.C. justo después de desempeñarse al frente del sistema municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) cuando fue primera dama. La Fundación, sin un perfil en particular, brinda apoyos a organismos que atienden a mujeres víctimas de violencia, adolescentes embarazadas, adultos mayores, migrantes y enfermos (durante una temporada los aficionados al Club Tijuana podían adquirir entradas a los juegos intercambiando en la fundación “un kilo de ayuda”). Ahora bien, el Grupo Caliente realiza anualmente festejos populares (como el festival del Día de los Reyes Magos, que ofrece desde hace 25 eneros juguetes a los niños tijuanenses, logrando una convocatoria que supera los 10 mil asistentes), que se han vuelto tradicionales y en los que miles de personas, en su mayoría de escasos recursos, participan para ganarse un obsequio mediante rifas. Y, finalmente, está el bloque de los aficionados de Los Xolos que, sin titubear, sale a la defensa de Jorge Hank (que sale y salió cuando ocurrió la detención más reciente) porque son éstos quienes –además de un alto nivel de gratitud futbolera por el simple hecho de crear un club tijuanense– manifiestan la euforia más joven y desbordada hacia el empresario tras colocar en los encabezados de toda publicación deportiva una frase de ensueño: “Tijuana campeón”.

El rasgo de juventud juega indudablemente un rol importante en este apoyo que parece ciego: hablan los intelectuales y analistas políticos de las barbaridades ocurridas en México durante 70 años de priismo (épocas que los de 30 años o menos no vivieron a conciencia), mientras que en Baja California desde hace 22 años no se conoce otro régimen político más que el de la derecha panista. Veintidós años durante los cuales toda disconformidad social (respecto a la seguridad, el desarrollo económico, las vialidades, la educación, los servicios de salud, los impuestos) tienen el color blanquiazul del PAN, y ante ello el PRI no parece tan mala opción (tomando en cuenta que en el estado la izquierda no figura como verdadera fuerza electoral). ¿Quiénes que no sean afiliados al PRI simpatizan, pues, con Jorge Hank? Al menos 7 mil 500 trabajadores del Grupo Caliente, empresas socias de esta firma, personas asistidas por la fundación de María Elvia Amaya, familias que se benefician con los festivales anuales, seguidores de Los Xolos (por supuesto, no todo el que es seguidor del club se convierte en apoyo de Hank), y jóvenes pertenecientes a una generación que ya no creció con el estigma directo que provocaron los gobiernos priistas.

Para muchos es incomprensible que haya quienes, al verlo como un héroe o antihéroe, defiendan a Jorge Hank (“defender” es sólo en la discusión; Hank ha dejado claro que tiene los medios para defenderse por sí mismo). Muchos no conciben que exista los que argumenten a su favor, a pesar de la larga lista de acusaciones delictivas y desafortunados protagonismos. Y son ellos quienes piden memoria a jóvenes que no saben ni siquiera quién fue “El Gato” Félix ni han visto al PRI como gobierno (porque nacieron o eran niños durante los años ochenta, o porque emigraron a Tijuana en los últimos 30 años, o porque su criterio se los dicta el futbol, o porque sencillamente no se informan, o por todo lo anterior junto); piden sensatez a hombres y mujeres cuya referencia de la familia Hank es contemporánea y es positiva. Cualquiera es libre de suponer que la estrategia ha sido comprar afectos.

“Tijuana campeón” resuena todavía y para un buen número de personas es lo único que importa. Con el ascenso, hoteleros, restauranteros y comerciantes de todo giro sueñan con la tan esperada recuperación económica, porque el pronóstico es que siga el estadio lleno no sólo por tijuanenses sino por turistas de los Estados Unidos y del interior del país (el estadio, por cierto, sigue creciendo). Pero con el ascenso viene otro grupo, los políticos, que también finca sus esperanzas en el equipo como el as bajo la manga que habrá de atraer votos al PRI en las siguientes elecciones gubernamentales de 2013. Y Hank Rhon no descarta volver a contender, ya lo dijo.

Las pasiones deportivas, políticopartidistas y/o socioeconómicas se encienden. Pasan los autos con nuevecitos engomados del Club Xoloitzcuintles (enormes engomados orgullosos en los vidrios posteriores), aumenta el número de vendedores en los cruceros comerciando playeras rojinegras, cambian los perfiles en las redes sociales para anunciar con logos o frases que “yo sí le voy a Los Xolos”. Se viene la Primera División. En esta ciudad, que concentra gente de todas las otras ciudades del país, incontables aficionados renunciaron a los clubes que heredaron de sus padres o de sus lugares de origen (muchas veces lugares donde nacieron y que nunca han conocido). Muchos, el 21 de mayo, decididamente abandonaron a sus Chivas, a sus Águilas, a sus Máquinas Celestes, a sus Tuzos, a sus Monarcas, a sus Pumas, a sus Rayados… porque en Tijuana ya hay lo propio: Los Xolos, club que –como la ciudad misma– avanza enmarcado por la controversia y acosado por oscuras sombras. Tal vez no podía ser de otra manera.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Cri-Cri para chicos y grandes


  • Inicia temporada de “La Luna te lo dirá”, una obra para recuperar la imaginación con una historia basada en las canciones de Francisco Gabilondo Soler.

por Melina Amao Ceniceros
notas.tijuana@gmail.com
Publicada en La Guía Tijuana: AQUÍ

De entrada la mezcla suena intrigante: las canciones de Cri-Cri; un elenco de actores, cantantes y bailarines totalmente tijuanense; la dirección escénica de Juan Martín Solís y la musical de Eduardo García Barrios, director de la Orquesta de Baja California. Se trata de la obra La luna te lo dirá, que se desarrolla sobre composiciones de Francisco Gabilondo Soler -o sea Cri-Cri- y conjunta, además de las disciplinas mencionadas, música en vivo, humor y remembranzas infantiles.

Este espectáculo persigue al menos tres objetivos, platicó el director Juan Martín Solís. Por un lado busca recuperar la música de Cri-Cri y mostrar su vigencia con un enfoque renovado en un montaje multidisciplinario; por otro, brindar una plataforma para artistas locales de talento nacional e internacional. Pero además esta obra ofrece a los espectadores una alternativa de divertimento y hasta de nostalgia, al desarrollarse sobre canciones que para muchas generaciones fueron de gran significado.

“Lo que vamos a ver es un equipo interdisciplinario que va pasando de un lenguaje a otro, espero que con una facilidad, que el público no identifique si son actores, cantantes o bailarines sino que tenga esta integración, ver que todo mundo va jugando en construir una historia que inventamos para poder engarzar todo este material musical tan diverso creado por una fantasía”, dijo Juan Martín Solís.

Dicho equipo lo conforman los cantantes Hernán del Riego, Zully Martínez, Gabriela Bojórquez y Azzul Monráz (Madame Ur y Sus Hombres); Cairo Bermúdez, Adolfo Madera y Cristóbal Dearie en la parte actoral; la coreografía de la Compañía Péndulo Cero Danza Contemporánea; y en cuanto a la ejecución musical, un ensamble de la Orquesta de Baja California dirigido por García Barrios

“Básicamente lo que buscamos con este espectáculo es acercar a toda la familia -no solamente niños, sino jóvenes, adultos, viejos- a la música de Francisco Gabilondo Soler, porque las nuevas generaciones no la conocen tanto. Es una música que está perdiendo cierta presencia, estamos hablando de un compositor que tiene alcances mucho más amplios que sólo la franja de público infantil”, destacó el director.

“Creo que Gabilondo Soler, Agustín Lara, José Alfredo Jiménez, Álvaro Carrillo, son músicos que nos pertenecen. En realidad esa música pertenece a una nación porque pertenece a un sentir, nos pertenece a todos”, añadió. “Se trata de apropiarnos de ese bagaje musical que nos ha acompañado durante tantas generaciones y de decirle a las nuevas generaciones que esto existe, que sigue vigente y que se puede hacer de manera muy distinta”.

No es sólo para niños

Del Riego, quien en La luna te lo dirá da vida a “Wenceslao”, el velador de una finca en Veracruz que heredan dos jóvenes (Bermúdez y Madera/Dearie), coincide con el director en que la puesta en escena no se enfoca solamente a los niños como usualmente se piensa cuando participa las canciones de Gabilondo Soler.

“La maravilla de la música de Cri-Cri es que abarca muchos géneros, entonces realmente la disfrutamos”, señaló el artista. “La música de Cri-Cri sigue siendo muy gozosa, hay tangos, sones, marchas, boleros, huapangos; la diversidad de la música es muy atractiva y la historia que va hilando las distintas canciones, creo que es un acierto de Luis Martín Solís. Él ha propuesto una línea y en el devenir de los ensayos todos hemos contribuido de alguna manera, los de Péndulo Cero han sido un gran apoyo, se ha juntado un equipo muy propicio para trabajar”.

Lo mismo piensa Azzul Monraz, quien aseguró que todos los participantes han aprendido mucho de este proceso. “Péndulo Cero está en el apoyo coreográfico, pero también en el apoyo de ayudarnos a los actores y cantantes con nuestra presencia. La verdad es que se ha reunido un equipo súper interesante, fluido, donde todos venimos con disposición y donde todos hemos estado aprendiendo de todos”.

Recuperar la magia de imaginar

La trama de la obra camina hacia la misma dirección que los objetivos de la puesta en escena, pues los personajes avanzan rumbo a la recuperación de su patrimonio físico, pero ello les conduce a recuperar su propia capacidad de imaginar, a recuperar la magia de su mundo infantil abandonado al paso de los años como adultos.

Monraz, quien junto con Gabriela Bojórquez toma varios personajes a lo largo de la historia, destacó elementos de la obra que la harán entretenida tanto para chicos como para grandes.

“Se trata de unos hermanos que se reencuentran y a la vez se reencuentran con la magia de las cosas, porque si te estacionas en ‘soy el adulto formal’ le estás quitando a tu vida todos los sabores, todos los condimentos. Ellos entran en un proceso de reencuentro con toda esta experiencia, entran en esta cuestión de magia, de personajes míticos: duendes, brujas; de los miedos que uno tiene desde que es niño y cómo los enfrentas de adulto”, adelantó Monraz, quien para una de las escenas interpreta precisamente a una bruja.

“La obra tiene como un humor, un sarcasmo, experiencias de vida de los personajes con las que los adultos nos podemos identificar, es entretenido si vienes en un plan familiar y si vienes con tus amigos”, añadió la cantante.

Hernán del Riego destacó que el reencuentro con piezas clásicas en versiones nuevas trae también un reencuentro con el mundo infantil que aún vive dentro de todas las personas. “Esta obra al adulto le puede aportar recuperar canciones que siempre están dentro de uno: ‘El ropero’, ‘Di por qué’, ‘El ratón vaquero’… están tan adentro de uno como mexicano que es un placer poderlas oír no en el disco, no con la voz de Cri-Cri, sino con otras voces y música en vivo. Y la propuesta dramática va encaminada a ese sentido: a no perder el mundo infantil, no perder la capacidad de imaginar, de maravillarse, de jugar”, observó Del Riego.

Monraz alude justamente a eso, a que dejar de ser niño no significa abandonar la imaginación o el humor: “Tu mundo no deja de ser mágico: puedes tener imaginación y puedes jugar y puedes jugar a ser adulto y puedes ser un adulto con imaginación, y enfrentar todo lo de la vida con humor y relajarte”.

La luna te lo dirá es una posibilidad de memoria y entretenimiento, indicó Juan Martín Solís, una alternativa que en tiempos de crisis de seguridad y de altos índices de violencia contribuye al disfrute y la relajación. “En una etapa como la que estamos viviendo, no es que tratemos de evadir la realidad sino que también el goce y el disfrute es parte de esa misma realidad que olvidamos atender, creo que en este caso queremos que la gente se pase un buen rato en la sala”.

Corta temporada

Los personajes de la obra son los hermanos “Dolores” (interpretada por la actriz Cairo Bermúdez) y “Eduardo” (con Adolfo Madera y Cristóbal Dearie alternando funciones), que son quienes heredan la finca de su abuela, además de la “Notaria” (a cargo de la soprano Zully Martínez, de la Ópera Ambulante), el velador “Wenceslao” y los diversos personajes que trabajan Monraz y Bojórquez, así como el elenco de bailarines de Péndulo Cero.

La luna te lo dirá se estrena el Domingo 23 de Octubre en el teatro del Cecut, pero se mantendrá con algunas funciones en la ciudad durante una corta temporada. “Es un espectáculo grande, un espectáculo que involucra a mucha gente”, explicó el director, “entonces tiene que tener la mayor cantidad de público posible, esperemos que las funciones estén llenas; estamos haciendo un espectáculo con talento tijuanense”.

------

Qué: La luna te lo dirá
Dónde: Sala de Espectáculos del Cecut – Paseo de los Héroes y Mina, s/n, Zona Río
Cuándo: Domingo 23 de Octubre, 6:00 p.m. (estreno); Domingo 30 de Octubre, 12:00 y 5:00 p.m.; Domingo 6 de Noviembre, 12:00 y 5:00 p.m.
Cuánto: 150, 200 y 250 pesos (50% en descuentos autorizados).

Abre taller para construir actores


  • Edward Coward busca gente con deseo real de aprender, así como habilidades y capacidad de sorprenderlo como espectador
texto y foto: Melina Amao
notas.tijuana@gmail.com
Publicada en La Guía Tijuana: AQUÍ

“Me dedico al teatro desde los 10 años, soy lírico, los pocos cursos o clases que he tomado los he hecho completamente a un lado y de hoy en adelante regreso con lo que soy y lo que sé desde siempre”. Así Edward Coward (actor, director y dramaturgo) empezó a platicar acerca del taller de actuación que ofrecerá a partir de Octubre en el ICBC, titulado La construcción del actor.

Coward se encuentra realizando entrevistas a los aspirantes debido a que busca personas dispuestas a “hacer lo que se tiene que hacer para actuar”, es decir, gente verdaderamente comprometida con el proceso de la construcción del actor. Pero aclara: son entrevistas, no audiciones.

“No es un casting porque no estoy buscando gente para una obra en específico. Estoy haciendo entrevistas, no estoy buscando características definidas para un papel, estoy buscando ciertas habilidades en las personas y ciertas orientaciones en su vida que a mí me indiquen que hay posibilidades de que trabajando puedo hacer algo con ellos, porque finalmente para eso abro un curso: para ayudar a quien quiere ser actor”, explicó.

Edward Coward ha estado un tanto alejado de los escenarios desde hace cerca de 10 años mas no así del teatro: impartió taller de actuación en el 2006 y ha estado trabajando en la creación de historias que podrían llegar a escena de conformarse un grupo para ello con el taller que este mes ha abierto.

“Ando a la búsqueda de gente con mucho talento, quiero armar un grupo fuerte y quiero empezar a armar historias para poder superar lo que hice anteriormente”, comentó. “Uno siempre está esperando que alguien lo sorprenda”.

Añadió que para que una historia llevada al teatro sea creíble, para que transmita, conmueva, toque al espectador y tal vez lo transforme, el actor juega un papel fundamental. Por ello Edward en este taller conducirá a los aspirantes por ese proceso de desprendimiento, a fin de lograr que en escena emerja el personaje por encima de su intérprete.

“El actor sirve a la historia para que ésta pueda ser contada, entonces necesitamos que un actor tenga una gran capacidad de desprenderse de sí mismo y ponerse al servicio de la historia, que tenga entrega, sacrificio. Buscamos que el actor pueda desaparecer para dar paso al personaje, gente que una vez que se suba al escenario pueda transformarse, que sean otros”.

Como maestro, Coward (a quien reconoció la Asociación Mexicana de Críticos por la obra Guía nocturna) funge como la voz del público -platica-, como un espectador profesional, y así advierte al actor de lo que enfrentará si su trabajo no se encuentra a un buen nivel actoral.

“Antes de que te atrevas a subirte a un escenario tengo que cuidarte diciéndote lo que la gente va a decir de ti y tengo que ser la voz de todas esas gentes que te van a ver en la tele, en el cine o donde sea, te tengo que prevenir sin mentiras, con la verdad absoluta”.

Los interesados en el taller La construcción del actor, el cual es de cupo ilimitado, pueden comunicarse con Edward Coward al teléfono celular (664) 503 6335 o al (664) 218 2384. Las clases son en el ICBC los días Lunes y Jueves, de las 6:00 a las 9:00 pm.

Rescate de animales

Edward Coward continúa con su labor de rescate de animales callejeros, los cuales recoge, cura, alimenta y da en adopción. Explicó el dramaturgo que las personas que deseen adoptar un perro o un gato y se comprometan a cuidarlo pueden comunicarse a su teléfono celular, teléfono celular (664) 503 6335.

En Febrero del 2009 Coward y dos actrices fueron noticia luego de que las autoridades recogieron a varios animales que los tres cuidaban en una casa del Fraccionamiento El Mirador, supuestamente por no contar con las condiciones para realizar este tipo de trabajos de rescate. Coward ha señalado que estaban constituidos como asociación civil y se encontraban en espera de un apoyo por parte de la Secretaría de Desarrollo Social. Considera también que hubo bastante desinformación en la cobertura que algunos medios hicieron del caso.

Aquel suceso no cambió su actitud al respecto ni, señaló, la posición del gobierno.

“Sigo haciendo la labor de rescate de animales callejeros”, indicó, “la situación es muy fea y muy grave y la atención de la sociedad y del gobierno es nula, y yo sí creo que la energía que crea tanto dolor no asistido, tanto dolor tan solo al que no queremos hacer caso, genera más violencia de la que nos podemos imaginar. Esta actitud que tenemos de no prestar atención a ese dolor es la raíz del problema que estamos viviendo en la sociedad”.

Y pidió: “No compren animales, adopten. Yo los rejunto, los aliviano, los pongo preciosos y luego les busco dueño. Y no me llamen si no piensan cuidar bien al cachorro, los requisitos es que lo cuiden y lo lleven al veterinario”.

Con “Frágil” muestran fortaleza


  • Iraida Noriega, Leika Mochán y Edmeé García ofrecen un espectáculo poético-musical en el que exponen reflexiones de cada una de ellas tres

Por: Melina Amao Ceniceros
Foto: Getsemaní Barrera Álvarez
notas.tijuana@gmail.com
Publicada en La Guía Tijuana: AQUÍ

“Frágil” significa delicadeza, debilidad o facilidad para romperse. “Frágil” es un término comúnmente asociado a las mujeres y a la sensibilidad femenina. Pero Frágil es además el título de un espectáculo poético y musical construido por tres artistas, las cantantes Iraida Noriega y Leika Mochán, así como la poeta y performancera Edmeé García. Y para ellas Frágil tiene otras acepciones: es mostrarse en el escenario con verdad, sin tapujos, y emerger de allí aún más fuertes.

Música y voces conforman este show, mas no necesariamente en el sentido convencional del canto instrumentado. Iraida Noriega, desde la Ciudad de México, adelantó un poco lo que conforma este espectáculo, el cual para las autoras no cuenta con una frontera definida de ‘dónde empieza la poesía y dónde acaba la música’.

“Tratamos de hacer todo desde un lugar muy acústico y muy sencillo, puede ser que yo esté tocando piano y Leika haga beatboxing y cantamos y entonces Edmeé palabrea, a veces palabreamos con ella, hay cosas que hacemos a puras voces y percusión corporal; por ejemplo, hay cosas donde Leika toca la jarana, hay muchas cosas pasando pero todo muy integrado”, describe Noriega respecto a este montaje con el que han visitado varias ciudades del país desde Enero pasado.

El título del espectáculo alude a la intimidad que dio origen al proyecto, pues nació de la confianza entre Iraida y Leika por compartir sus creaciones musicales con el desenfado propio de la amistad, desde la sala de la casa de alguna de ellas. Con el concepto Frágil refieren además a la vulnerabilidad que hermana a todas las personas, a la capacidad de reconocerse sensibles ante la vida y desde allí, desde esa honestidad, saberse asimismo reales.

“Cuando muestras tu fragilidad ahí está verdaderamente tu fortaleza. Todos los días nos ponemos nuestras máscaras de fuertes e invencibles y salimos al mundo y pocas veces salimos sin máscaras, más bien con esta verdad en que todos mostramos lo más íntimo, donde al final del día te sabes frágil, te sabes que tienes miedo, que tienes dudas, y todas esas cosas que también nos hacen a todos iguales y hermanos”, platica Iraida y agrega: “El escenario es supuestamente este lugar donde está prohibido exponer eso”.

Reflexiones en torno a cómo cada una de estas tres artistas afronta la vida, el amor, la realidad del país, son parte de las temáticas del espectáculo, que algunos –comenta Noriega– lo consideran feminista; sin embargo aclara que la intención de Frágil va más allá: apela a lo humano.

“Realmente hacia donde apuntamos es una cuestión mucho más humanística y mucho más universal; es decir, no es excluyente, más bien es justo tratar de abrir un espacio donde todo pueda caber”, precisa la cantante y compositora, y anticipa que de este proyecto ya preparan un disco, el cual seguramente estará listo para el próximo año e incluirá piezas de “spoken word” y muchas de las canciones del show en vivo.

Frágil forma parte de las actividades del Festival de Octubre del ICBC y se presentará en Tijuana el Viernes 7 de Octubre.

--------
Qué: Frágil con Iraida Noriega, Leika Mochán y Edmeé García
Dónde: Tía Juana Tilly’s Avenida Revolución esquina con Calle 7ma #8208 E, Zona Centro.
Cuándo: Viernes 7 de Octubre, 8:00 p.m.
Cuánto: 400 pesos.