lunes, 11 de junio de 2012

8cho preguntas con… Daniel Salinas Basave


Melina Amao Ceniceros
Publicada en La Guía Tijuana: AQUI

Daniel Salinas Basave nació en Monterrey, Nuevo León, pero se asume bajacaliforniano no sólo porque radica en Tijuana desde hace varios años sino porque su primogénito nació en este estado. Periodista, articulista en diferentes medios (La Guía Tijuana uno de ellos), escritor, amante del heavy metal y del futbol, Daniel Salinas es un hombre enérgico que no teme compartir lo que piensa y que con toda intensidad se aboca a tocar los temas más sensibles y hasta los “políticamente incorrectos”. En este trayecto ha publicado varios libros desmitificando leyendas o personajes, como su libro más reciente (La liturgia del tigre blanco) en el que aborda la vida del polémico político priista Jorge Hank Rhon desde una perspectiva periodística. No pretendió ser juzgador ni apologista, solamente narrador de una historia con la que se tejen muchas otras. Así pues, Daniel contestó su celular desde la Ciudad de México (al encontrarse de gira promocional) para responder ocho preguntas.

1. ¿De dónde nació tu inquietud por escribir ‘La liturgia del tigre blanco’?

“El primer reportaje que yo firmé en Tijuana fue en agosto de 1999, se llamó ‘Un hipódromo sin caballos’ y fue un reportaje precisamente sobre Jorge Hank Rhon. La primera entrevista exclusiva que le hice a él fue el 24 de febrero del 2003, posteriormente me tocó cubrir toda su campaña a la alcaldía, su trienio como alcalde, su campaña a la gubernatura, su impugnación ante el Trife. De alguna forma como reportero fui una sombra muy incómoda en su vida. Al ver el personaje siempre había pensado escribir una novela, me parecía un personaje de ficción casi perfecto, que pudo haber creado un autor de realismo mágico, vi que ese personaje me estaba nutriendo para escribir una ficción, hasta que el 4 de junio del 2011, cuando lo detuvieron, tuve así como una revelación y dije ‘yo no tengo que escribir ninguna novela, lo único que tengo que hacer es contar la realidad tal como fue’, y fue ese día que empecé a escribir este libro, que ya había querido escribir desde hace mucho, y lo terminé el 31 de diciembre de 2011”.

2. ¿Fue darte cuenta que la realidad supera la ficción?

“Creo que las cosas con las que te vas topando me parecen que superan cualquier fantasía, simplemente se trata de contar una historia tal como fue y saberla contar. Quise hacer sobre todo un libro muy narrativo, de periodismo narrativo, o sea, más que un reportaje es una crónica, más que un reportaje es una biografía narrativa, es decir, no es una biografía-novela porque no cuento ninguna mentira, no cuento nada que no sea real, no hay ficción, sin embargo la estructura narrativa sí es propia por lo menos del periodismo narrativo. No quise hacer una estructura fría del reportaje”.

3. ¿Qué has identificado que llama más la atención de este personaje en la Ciudad de México?

“Es obvio que es muy diferente cómo se recibe el tema aquí [Ciudad de México] que en Tijuana, es decir, en Tijuana lo conocemos de otra manera; mi libro es un libro muy tijuanense, es muy testimonial, de hecho la segunda parte hablo en primera persona, son cosas que yo viví como reportero, es una crónica. Creo que nosotros como reporteros tijuanenses lo conocemos de otra manera porque hemos convivido de una manera más cotidiana y aquí en la lejanía están muy familiarizados con la historia de su papá, de Carlos Hank González, pero sigue habiendo como algo con un aire de leyenda demasiado oscura, demasiado surrealista. Veo que a los colegas del DF les llama mucho la atención el hecho de que yo lo haya entrevistado para este libro, porque piensan que es alguien inaccesible, alguien difícil, no sé, conocen tres o cuatro anécdotas de su vida, pero realmente no están familiarizados”.

4. Coincidir la promoción de tu libro con las campañas políticas no es fortuito ¿verdad?

“No. Una pregunta que aquí todos los medios me han hecho es la relación de Hank con Peña Nieto, la relación con el grupo Atlacomulco, es algo que les interesa muchísimo y es algo que se toca en el libro. Hay un capítulo que se llama ‘Un político preso es un preso político’ donde hablo de cómo el priismo nacional dejó solo a Jorge Hank cuando estaba en la cárcel, cómo Peña Nieto, Eruviel Ávila, Luis Videgaray simplemente lo negaron, dijeron casi que no lo conocían, que no había dinero de él en la campaña del Estado de México cuando sí había dinero y había 33 hankistas que los han reconocido, como Luis Javier Algorri, Mario Madrigal, César Cásarez, Ranier Falcón, que estaban apoyando la campaña del Estado de México. Yo lo que les he dicho es que Peña Nieto, que es un hipócrita por obvias razones, va a hacer todo lo posible porque no le tomen una foto con Jorge Hank pero eso no significa que no sean amigos ni que no se hayan reunido en privado como se reunieron ahora que Peña Nieto fue a Mexicali”.

5. ¿El hecho de ser papá ha impactado en tu decisión de escribir este tipo de libros?

“Todo mundo dice que los niños traen una torta bajo el brazo, la torta que trajo Íker fue una torta de creatividad. Mucha gente piensa que tienes un hijo y te pones a hacer otro tipo de trabajos y yo paradójicamente tuve un hijo y me di cuenta que lo único que más o menos puedo hacer en este mundo es escribir y lo que tenía que hacer era ponerme a  escribir en serio y apostarle a eso: entrar a concursos, tocar la puerta a las editoriales, empezar a pensar en proyectos grandes, con plazos, con estructura. Ser papá de alguna forma te hace asumir otro tipo de retos y creerte capaz de más cosas, y pues sí, la torta que trajo Íker fue de pura creatividad: desde que nació llevo tres libros publicados y ya tengo otros dos que entregué y vamos por más”.

6. ¿Cómo es tu relación con la música, que sé es otra de tus pasiones?

“Siempre que estoy escribiendo estoy oyendo heavy metal en los audífonos, me levanto escuchando heavy metal, escucho heavy metal todo el día y me duermo escuchando heavy metal, y así son todos los días de mi vida; de hecho el viernes acabo de ir a un concierto de Sabaton de Suecia. Para mí es clave: estar escuchando metal es algo que te carga la energía y la furia con que tienes que enfrentar la vida, así es como me enfrento al mundo y que saco coraje y toda la rabia que a veces es necesaria y que trato de traducirla en creaciones; pero sí: el metal es una parte fundamental de mi vida, no podría concebir mi vida sin ello”

7. ¿Qué estereotipo respecto a Tijuana es el que más te molesta?

“Si bien es cierto que está de moda la Baja Med y el Valle de Guadalupe y Nortec y ciertas cosas que nos dan una imagen de vanguardia, el estereotipo que tienen los colegas periodistas sigue siendo el de una ciudad violenta, intransitable. Muchos me preguntan ‘¿qué haces viviendo ahí? ¡Qué masoquismo!’ y se sorprenden mucho que les digo que quiero vivir toda mi vida en Tijuana, para mí Baja California es el mejor estado de México para vivir, yo nunca lo dudo. Sin embargo pienso que pese a todos los esfuerzos que se han hecho por parte de Tijuana Innovadora, pese a la gran cantidad de funcionarios bajacalifornianos que se han colocado en buenos cargos federales, sigue persistiendo ese estereotipo tan tonto de lo que es Tijuana”.

8. Si por alguna situación extraordinaria tuvieras que ir a vivir a otra ciudad ¿qué es lo que más extrañarías?

“Sobre todo los atardeceres y los amaneceres en el océano Pacífico porque desde que vivo en Tijuana he vivido junto al mar. Me gusta mucho la apertura de su gente, la libertad de su gente, la capacidad que tienes en Tijuana de sobresalir por lo que tú eres, por tu esfuerzo, por tu trabajo y no por tus apellidos ni recomendaciones, es decir, Tijuana es de las pocas ciudades del país donde lo que vale realmente es el trabajo y el espíritu. Extrañaría que en media hora de camino puedes estar en la montaña, en Tecate, que en invierno está nevado y que 45 minutos después estás en el desierto, uno de los lugares más calientes, la Laguna Salada; que cruzas la frontera y de pronto estás en lugares contrastantes del mismo San Diego que también es un mosaico, o poder estar en la carretera escénica rumbo a Ensenada, que es donde vivo, o ir al Valle de Guadalupe. Dicen que uno es de donde nacen los hijos y mi hijo nació en Baja California, entonces yo soy bajacaliforniano”.

No hay comentarios: