lunes, 16 de julio de 2012

El provocador show de Molotov: “pinche cholo escuintle”

por Melina Amao Ceniceros
Publicado en La-Ch.com: AQUI

Vinieron a cholear al estadio de los Xolos. Bueno, no al estadio propiamente, a la explanada. Repasaron sus éxitos políticamente incorrectos pero socialmente pertinentes (y necesarios, tal vez), e hicieron que los miles de tijuanenses que ahí se dieron cita corearan -con un fervor que supera al patrio- un compendio de canciones que en las gargantas de sus seguidores hasta parecen himnos: ‘Gimme the power’ y ‘Voto latino’, por ejemplo. Así el cuarteto Molotov, barbones y borrachos como ellos mismos se jactan.

Sábado por la noche, a eso de las 11:30, ya estaba el grupo sobre el escenario iniciando el repertorio con ‘Noko’, tan llena del albur como tantas de sus composiciones, pero sin palabrotas (altisonantes) que es otro de sus distintivos. Los músicos de inmediato le dieron trámite a su primera rola nueva del concierto, ‘Santo niño de atocha’, para seguirse con ‘Chinga tu madre’ (que es todo un “clásico” desde 1997, cuando debutaron discográficamente con ‘¿Dónde jugarán las niñas?’, una obvia burla -al menos en el título- al grupo Maná).

Ya para la quinta canción se metieron en polémica: interpretaron otro tema inédito a manera de segunda parte de ‘Más vale cholo’ donde mencionan (no queda claro) “pinche cholo escuintle” que para los oídos de todos sonaba a “xoloitzcuintle”, nombre del club futbolero de Tijuana. Pero los Molotov aguantan carrilla y su público también, así que pese a los dedos medios alzados que de la audiencia se dirigían al escenario siguió la fiesta de las mentadas en paz.

El título: ‘Crazy chola loca’. El coro: “Crazy chola loca con su pinche cholo escuintle / a los tribilingües danos clases de inglés / oh motherfucker no me motherfucking chingues con tu cholo escuintle, cholo escuintle, escuintle cholo escuintle”.

Todo tranquilo, aunque el grupo quiso llevar la provocación aún más lejos al mencionar que la rola siguiente, ‘Here we kum’, es inspirada en los Pumas. Las rechiflas no se hicieron esperar, por supuesto, sin embargo -cosa paradójica- todo insulto vino en un ambiente cordial, si es que eso es posible. Vasos con cerveza volaron por los aires y el grito espontáneo del público diciendo “¡Xolos! ¡Xolos!” enmarcaron el momento.

No hubo más que conciliar, así que los músicos mencionaron que les cae bien el Club Tijuana porque juega Leandro Augusto (que antes pertenecía a los Pumas), y finalmente Mickey Huidobro (bajista y cantante) se puso la camiseta roja de los Xolos.

La noche continuó con ‘Changüich a la chichona’, el cover de El Tri ‘Perro negro’ y el mega coreado y único tema sin desgarres de voz ni distorsiones en las guitarras ‘Voto latino’. De ahí sonaron ‘Parásito’ y ‘Blame me’, que antecedieron a la más emblemática de todas: ‘Gimme the power’ (título además del documental sobre Molotov de Olallo Rubio).

No podía faltar ‘Frijolero’ ni tampoco las mentadas de madre a los gringos y a los Estados Unidos, no sólo porque conforma su set obligado sino porque en la frontera adquiere especial relevancia.

“Nunca inflamos la moneda haciendo guerra a otros países / Te pagamos con petróleo e intereses nuestra deuda / mientras tanto no sabemos quién se queda con la feria / Aunque nos hagan la fama de que somos vendedores / de la droga que sembramos ustedes son consumidores”, reza parte de la letra.

Bajaron el ritmo con ‘Hit me’, canción que refieren como la secuela de ‘Gimme the power’, y presentaron la tercera nueva de la jornada: ‘Goner’.

‘Marciano’, el cover de la banda punk The Misfits hecho cumbia por Molotov, sonó antes que ‘Más vale cholo’, ‘Dance and dense denso’ y ‘Mátate teté’, dando aparente fin al repertorio con ‘Puto’.

Después de la veintena de canciones, brincos, gritos y leperadas, el público exigió otra canción, y Molotov cumplió con ‘Rastamandita’, una pieza por demás vulgar y asimismo guapachosa que puso -como de costumbre- a menear a las fans sobre y bajo el escenario

No hay comentarios: