domingo, 21 de abril de 2013

8cho preguntas con Rafa Urbina


Rafael Urbina, Rafa “de Tijuas”, empezó su carrera como tatuador en el 2001, pero desde niño su interés por el arte de pintar la piel estaba trazado. Ya con una trayectoria más sólida, Rafa empezó a tatuar en Last Temptation en 2001, sin embargo fue poco lo que duró allí pues desde el 2002 a la fecha se ha desarrollado en La Tinta Distinta, un shop (ubicado en Calle 5ta, casi esquina con Revolución) fundado en 1995 por el tattoo artist Kiki Platas y en el que ahora Rafa se encuentra como responsable temporal. Son muchos los aprendizajes durante estos casi 11 años, tiempo en el cual la técnica de Urbina se ha perfeccionado: sus piezas son verdaderas obras de arte (aunque él no lo diga así). Honesto, directo y claro en sus ideas, esto fue lo que charlamos después de una jornada “tatuajística”. No nos centramos en aspectos típicos, como si duele hacerse un tatuaje o cuánto cuesta porque las respuestas son un tanto obvias: sí duele (el tatuaje es una herida que cicatriza con tinta adentro) y el precio depende de varios factores (diseño, tamaño, parte del cuerpo). Pero sí dijo que en términos generales si se quiere un buen tatuaje hay que invertir. A Rafa lo encuentran en http://facebook.com/rafael.urbina.982.

por Melina Amao
Publicada en La Guía Tijuana: AQUI


1. ¿Desde cuándo surgió tu interés por los tatuajes?

Desde los 6 años me gustan los tatuajes, a los 8 años hice una máquina hechiza en mi casa. Tengo un hijo de 9, ¡no manches, hace un montón de años! No puedo considerar que desde los 8 años me dedico a esto… pero desde esa edad me empecé a pelear con mis papás, que obviamente no querían que yo me dedicara a esto, ni siquiera aceptaban que alguien se tatuara en aquel tiempo, estamos hablando de los 80. Se creía que cualquier persona que se tatuara pertenecía a un reclusorio, a una pandilla, así que no era aceptado. Hoy en día ha cambiado, las sociedades son un poquito más abiertas y personas que son como de la edad de mi papá ahora, que siempre se quisieron tatuar pero no lo hicieron porque no se podía aceptar en aquellos tiempos, pues ahora lo hacen; y me ha tocado tatuarlos.

2. ¿Hay algún estilo que te guste más hacer como tatuador?

Obviamente sí hay un estilo que más me gusta hacer pero aquí en Tinta Distinta hay que hacer de todo, así que a mí se me ha hecho muy difícil que la gente me ubique como “El Rafa de Tijuas hace esto” porque aquí hay que hacer de todo. En muchos casos está curada decir “Ah mira, él hace prehispánico”… en mi caso he tenido la fortuna de hacer prehispánico, letras, cualquier cosa que vengan a preguntar; a veces tengo que hacer algo japonés, media manga, y luego me tengo que levantar y hacer un nombre en un cuello y ni modo de decir “Hey, pues yo no hago eso”. Si ya me aventé 5 ó 6 horas haciendo un brazo, qué más da que haga en 15 ó 20 minutos un nombrecito, y lo hago satisfactoriamente.

3. ¿Qué imágenes o conceptos se repiten más?

Fíjate que no me tomo mucho el tiempo en memorizar esto. Hago un tatuaje ahora y ya mañana no me acuerdo porque yo tengo que ver hacia enfrente. Pero pues así por ejemplo los nombres, los nombres nunca pasan de moda; en algún tiempo se pagó la renta con un Piolín o en algún tiempo se pagó con un (Demonio de) Tasmania, ahora no sé, creo que ahora son… no me atrevo ni a decirlo para que la gente no diga, “Eso es lo que yo me quería poner”.

4. Pero, ¿van cambiando las tendencias?

Sí, por ejemplo eso de tatuar el abdomen, si vas a tatuártelo de un lado pues siempre es más bonito tatuar ambos lados con un poco de contraste: un color frío, un color cálido, pero ambos lados de la cadera sin olvidar que el cuerpo está dividido en dos, así que si divides tu tatuaje en dos se ve muy bonito. Pero cambia todo con respecto a las épocas, por ejemplo: en los 80s las mujeres usaban esos pantalones de tiro largo y he visto modelajes de ese tiempo donde el tatuaje se lo ponen arriba del tiro, igual arriba del pantalón como se lo ponen ahora pero imagínatelo en los 80s, se lo ponían casi en la costilla y a la hora de hacer un desnudo el tatuaje quedaba como volando. Entonces opino que tienes que utilizar tu cuerpo y adornarlo conforme a la desnudez, no como se vea al tiro del pantalón. Les recomiendo mucho que se miren en el espejo y vean cómo van a adornar su cuerpo, de qué tipo, cómo, por dónde van a empezar. Son cosas muy importantes.

5. ¿Cuándo te hiciste tu primer tatuaje?

Creo que yo me esperé hasta los 18, obviamente haciendo máquinas desde los 8 años no podía aguantar las ganas de que penetrara esa aguja en la piel. Y fíjate que en la planta del pie sí me hice un tatuaje como a eso de los 13 años y en la planta de los pies se borran. Yo pensaba que no era para mí, pensaba “Yo no sirvo para tatuar porque mis tatuajes se borran”, pero ahora con la experiencia que tengo no me gusta tatuar los dedos porque la mitad de los dedos se seudo-borran, y la planta de los pies y la palma de la mano se borran por completo. Nunca se alivian, en lugar de hacer costra y aliviar, alivia la piel pero la tinta se sale por completo.

6. ¿Es cierto que se convierte en un vicio?

Pues sí es cierto. Muchas de las veces reiteramos “Piensen muy bien lo que se van a hacer, piénsela más de dos veces, lo que se hagan tiene que ver con algo en su vida”. Esto se refleja mucho en un niño de 15 años que le gusta algo y a los 18 ya le gusta otra cosa, a los 25 otra, a los 30 otra, a los 35 otra… cambia la mentalidad mucho, entonces el chiste aquí es brincar la primera barrera: una vez que te haces el primero los demás te valen madre, ya nada más tienes que escoger que sea algo bonito, que sea “tatuable”, que sea estético, que vaya contigo y que se vea bien. Lo difícil siempre es el primero, uno mismo les pone la traba: “piensen muy bien lo que se van a hacer”. Y hay gente que está años y años pensándolo y se encuentran con esta barrera que te estoy diciendo. La barrera de madurez, así le puedo denominar yo; la barrera de madurez, porque en un tiempo piensas de una manera, a los dos o tres años piensas de otra y así va cambiando.

7. ¿Si alguien trae un tatuaje que ya no le gusta recomendarías un cover-up?

¿Sabes qué?, en estos casos si ya no te gusta “Naruto” o “Yu-Gi-Oh” muchas veces te va a traer el recuerdo de cuando tenías 15 ó 13 años. Y eso es lo que a nosotros nos trae igualmente: “cuando tenía 20 años andábamos en la convención allá y me hice este tribal”, ya no es tanto que me moleste y diga “ya no se usa el tribal”, sino que me trae un recuerdo, por eso está la cuestión de que no me lo quiero cubrir. Ahora la mayoría de los tatuajes están bien hechos, y antes si te hacías una charra (por ejemplo) quedaba con los ojos gruesos, entonces se convierte en algo viejo, algo no muy estéticamente bien hecho y empieza a molestar en cierta manera. La mayoría de los tatuajes que me dicen que se los quieren cubrir es porque están mal hechos, no porque ya no les guste.

8. Para evitar riesgos, ¿qué recomiendas a la gente que no sabe a dónde acudir?

Está bien difícil pero está bien fácil. Está bien difícil para aquella gente que no gana mucho dinero porque yo fácilmente puedo decir “No vayas a un lugar barato: lo barato sale caro, sale demasiado caro”. Muchas veces no pasa de decir “Hey, pues es un tatuaje que no puedo arreglar”, pero si te pegaron una enfermedad que no puedo quitar entonces qué tan caro te sale. Si te hacen un tatuaje que no puedo arreglar obviamente sale caro porque no puedo recuperar esa piel, nadie puede recuperar esa piel; digamos que te lo hicieron en un brazo en tres cuartos y te cobraron 200 pesos, ¿cuánto cuesta el metro cuadrado de piel clara? Y si te lo quieres quitar con láser, ¿cuánto te cuesta para borrarlo? De ahí viene si te pegaron hepatitis, si te pegaron sida… ¿cómo se te quita? Dime tú si sale barato o si sale caro. Recomendaría ahorrar. No sé, fácil no la puedo poner porque fácil no está. Midan el costo de la piel que se quieran tatuar, vayan y chéquenlo cuánto te cuesta en un seguro de vida un dedo cuando te cortas, o un brazo… ¡es un mucho dinero!

Fotos del Facebook de Rafa (http://facebook.com/rafael.urbina.982)

 
 
 

No hay comentarios: